Yanelí, a muy poco de cumplir el sueño de caminar sin dolor

La pequeña de 4 años nació con displasia congénita bilateral y debido a su corta edad era muy probable que desarrolle cáncer de huesos. Esta es su historia.
19 Septiembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/09/144444444444.png

A inicios de junio, a través del programa Las cosas por su nombre’ con Juliana Oxenford, conocimos la dramática historia de Jésica Coronado Condori, una madre que pedía con todas sus fuerzas ayuda para su pequeña hija de tan solo 4 años, llamada Yanelí Verdejo, quien sufre de displasia congénita bilateral. En ese entonces se necesitaba reunir 11 mil soles para poder realizarle una primera operación de manera urgente.

Yanelí nació con esta enfermedad, sin embargo, no fue hasta cuando cumplió su primer año, en que los médicos se la detectaron. Desde entonces, la pequeña a la vez que aprendía a caminar, también desarrollaba un desgaste óseo que le generó artrosis.

La niña pasó por dos intervenciones quirúrgicas en Cusco. A pesar de todo, ninguna resultó, puesto que no fueron correctamente practicadas. El tiempo se acababa, la niña sí o sí tenía que ser intervenida, ya que a su corta edad, era altamente propensa a desarrollar cáncer a los huesos.


No obstante, su madre no perdía la fe y mucho menos iba a dejar que su bebé sufriera más. Así que tomó una difícil decisión, dejar a su hija mayor en un albergue, ya que no tenía familiares que pudieran cuidarla, y viajar a la ciudad de Lima para conseguir la ayuda que tanto necesitaba.

De casualidad

Muchos dicen que las casualidades no existen, y puede que sea cierto. Sin embargo, así llegó Jésica Coronado a Exitosa.

Tras tocar miles de puertas y no lograr la ayuda necesaria, Coronado, con el corazón en la mano, decidió regresar a Cusco. Sin embargo, se cruzó con una persona que le comentó que debía visitar la las instalaciones de radio Exitosa, ya que había escuchado una historia muy parecida a la suya.

No tenía nada que perder, al cabo de 3 horas ya estaba en el programa ‘Las cosas por su nombre’ con Juliana Oxenford, contándole a todo el Perú su desgarradora historia. Ese solo fue el comienzo de un camino que no recorrería sola, sino de la mano de muchas personas que la apoyaron.

El compromiso de Exitosa

Exitosa no podía ser ajeno a lo que le estaba sucediendo a la pequeña Yanelí, por eso nos pusimos la camiseta y empleamos todos nuestros medios para poder buscar la ayuda necesaria y que esta dulce pequeña pueda tener una mejor calidad de vida.

Tras las declaraciones de Jésica en las plataformas Exitosa: televisión, radio, impreso y web, la ayuda llegó de inmediato. Muchos de los oyentes y algunas empresas privadas se contactaron con Jésica Condori para buscar la forma de contribuir a la causa, la primera operación de la pequeña Yanelí.

Hay que indicar que el procedimiento quirúrgico que necesitaba Yanelí era tan delicado que El Hospital del Niño no garantizaba que la operación resulte bien. Por ello la clínica San Juan de Dios asumió el reto, aunque en su momento, subrayaron que el procedimiento era sumamente complicado.

Además de la ayuda de los oyentes de Exitosa, la Teletón se sumó y cubrió absolutamente todos los gastos de las dos operaciones que necesitaba con urgencia, valorizadas en 11 mil soles cada una.

En busca de Analy

Tras las dos exitosas intervenciones quirúrgicas, Yanelí viene recuperándose en la Clínica San Juan de Dios. Sin embargo, aún faltaba algo para completar tanta felicidad. Su hermana mayor se encontraba aún en Cusco –siendo trasladada de un albergue a otro-, sin asistir a la escuela, ya que Jésica había asegurado que no se iba a demorar en Lima.

No obstante, pasaron poco más de 3 meses de aquella promesa y la mamá de Yanelí necesitaba viajar nuevamente a Cusco para reencontrarse con su otra hija. En ese momento, nuevamente la Teletón ayudó con los pasajes aéreos y en pocas horas, Jésica logró reunirse con Analy; la emoción del encuentro no se puede explicar con palabras.


Luego de luchar una barbaridad y de tener que soportar el dolor de apartarse de una hija y escuchar a otra ‘rogarle que le corte una pierna para acabar con su dolor’, Jésica volverá a encontrarse con la calma; aquella que por mucho tiempo parecía haberla abandonado.

Este viernes 20 de septiembre, esta madre cusqueña sentirá una vez más la alegría que solo una madre conoce; volverá a tener en sus brazos a sus dos pequeñas hijas. A su vez, Yanelí olvidará –aunque sea por un momento- los cuidados y la rutina de los exámenes médicos y se hundirá una vez más en un abrazo cómplice con su hermana mayor.

Con la fuerza y el respaldo al alma que significa tener a los tuyos de tu lado, Yanelí, la protagonista de esta historia, aún tendrá que seguir luchando; pues en unos meses se someterá a la tercera y última intervención quirúrgica, en donde le removerán los clavos de la cadera.


No obstante, la realidad de Yanelí no es la misma que hace algunos meses. Ahora, además de contar con la inseparable compañía de su madre y el irremplazable aliento de su hermana, la pequeña de apenas 4 años ha entendido que la esperanza es lo último que se pierde y que siempre puede esperar el apoyo de personas solidarias y de medios de comunicación comprometidos a escuchar a quienes más lo necesitan. 

Ojalá que la próxima vez que hablemos de Yanelí sea para contar que aquella pesadilla que en algún momento la hizo rogarle a su mamá que le corten una de sus piernas ha quedado en el pasado, y que ahora puede, por primera vez en su vida, caminar y correr sin sentir dolor alguno. Ojalá que cumpla su sueño de ir al nido  y que pueda emprender una nueva vida en la capital, junto a su madre y hermana mayor. Ojalá.