Víctima de extorsionadores y bancos: “lo que hacen conmigo es criminal”

Trujillano vive los peores días de su vida, luego que extorsionadores incendiaran su negocio y un banco – a pesar de su tragedia – lo vengan acosando por una deuda.
2 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/José-Bazán-Trujillo-bancos-extorsionadores-2.jpg

La tragedia de uno de tantos peruanos. José Bazán es un humilde trujillano que asegura solo quiere vivir tranquilo y que las desgracias que vivió – en los últimos meses – jamás las buscó. Él fue víctima de un grupo de extorsionadores, quienes se ensañaron con él y terminaron quemándole los juegos mecánicos que eran su fuente de ingreso económico. Lejos de mostrar empatía, Mi Banco lo viene acosando por una deuda y lo amenaza con quitarle su casa.

“Ya no puedo dormir ni de noche ni de día. Yo estoy viejo, pero no me siento derrotado y voy a lucha hasta el final porque el banco lo que está haciendo es criminal. Cuando me quemaron mis juegos me pidieron pruebas, se las llevé con recortes de periódicos con la noticia y nada. Yo tengo una póliza, pero me dijeron que no tenía nada que ver y que pagara”, dijo en diálogo con Cecilia García, en Exitosa.

En este sentido, José Bazán señaló que intentó recurrir a una entidad supervisora para que atienda este acoso de los bancos, pero – como señala – respaldaron el accionar de la entidad financiera: “estuve psicológicamente mal, fui hasta Indecopi pero me dijeron que con los bancos no se mete nadie y que tenía que pagar. El banco me llamaba y les decía: ustedes saben lo que me ha pasado, cómo voy a pagar, pero ellos me decían que eso no importaba, que yo debía pagar y que hiciera polladas”.

Asimismo, José Bazán señaló que el banco no solo contento con llamarla durante toda la pandemia, optaron por conseguirse los números de sus hijos y empezar a acosarlos con llamadas. Él recuerda que la deuda es personal y que Mi Banco no tiene por qué empezar a afectar la vida de sus hijos, quienes jamás se prestaron dinero de esta entidad financiera. Señala que está enfermo, con una edad avanzada y solo quiere vivir sus últimos años en paz y sin ser constantemente acosado.

VÍCTIMA DE LOS EXTORSIONADORES Y LOS BANCOS

Trujillano en una encrucijada. A pesar de que extorsionadores quemaron los juegos mecánicos que él administraba, José Bazán cuenta el otro vía crucis que afronta esta vez: banco le quiere quitar la casa.

Cabe recordar que la madrugada del 30 de enero del 2021, dos maleantes quisieron quemar vivo a un humilde trujillano ante la negativa de este a pagar los 30 mil soles como cupo extorsivo.

“Me pedían que les pague. Tenía mil soles, les di y me dijeron que no, que tenía que darle los 30 mil, sino ahorita te quemamos. Me hicieron arrodillar, me echaron gasolina en la cabeza y en mi cuerpo. Si tú no das el dinero, te quemamos con todos y  juegos”, señaló.

Sin embargo, se pudo salvar y hoy cuenta su historia, pero el negocio que tantos años le había costado construir, hoy permanece en cenizas: los delincuentes lo quemaron todo.

Semanas antes de este incidente, acudió a las oficinas de una entidad bancaria para poder obtener el préstamo de 50 mil soles, para la compra de unos juegos mecánicos, los mismos que fueron quemados en la fatídica noche en venganza por escapar.

No obstante, los asesores de dicha financiera le aseguraron que de sufrir alguna emergencia, le brindaría alguna garantía. Una vez que llegó el momento, Bazán no recibió ningún respaldo económico.

De pagar 1800 soles mensuales de una deuda de 20 mil soles, el banco le subió los intereses hasta 50 mil soles, lo acosaban día y noche para exigirle el pago, e incluso le aconsejaron que organice polladas.

“Les presenté los reportajes periodísticos y la denuncia que asenté en la comisaría. A pesar de todo esto, me dijeron que no, que siga pagando. Me di cuenta que estaban jugando conmigo”, manifestó.

Luego del terrible atentado que sufrió, huyó de su vivienda en el distrito de la Esperanza, pero los delincuentes siguieron amenazando con asesinarlo. En ese entonces, alquiló un cuarto en otro localidad junto a su familia.