Venezuela: Fieles asisten a procesión religiosa sin respetar el distanciamiento y en plena segunda ola

Pese al llamado de la Iglesia católica para no realizar la procesión, los feligreses de la imagen del Nazareno de San Pablo hicieron caso omiso.
31 Marzo, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/03/venezuela-procesion.jpg

En Venezuela, cientos de feligreses asistieron a la procesión de la imagen del Nazareno de San Pablo sin respetar el distanciamiento social y pese al llamado de la Iglesia católica para no hacerlo en medio de una alarmante segunda ola de COVID-19 en el país.



MIRA: Detectan nueva variante de coronavirus en Brasil

La celebración religiosa, festejada por segundo año consecutivo en medio de la pandemia, tomó lugar frente a la Basílica de Santa Teresa, en el centro de Caracas, pese a la prohibición de las autoridades por el temor al colapso sanitario.


Debido a la pandemia, los organizadores decidieron que la imagen recorriera las calles en el “papamóvil”, el vehículo usado por Juan Pablo II durante su visita a Venezuela en 1996, y pidieron a la feligresía que contemplara la procesión desde sus casas.

No obstante, las personas no obedecieron la advertencia y generaron una gran aglomeración en las calles de Caracas. La policía dispersó a un grupo que se congregó desde temprano en la Basílica y a lo largo del recorrido tuvo que apartar a la gente del “papamóvil” que se acercaba para hacer reverencias y colocar sus manos en el vidrio.

“Yo no debo estar aquí, salí a comprar alimentos y me enteré de que venía el Nazareno y por eso me detuve”, indicó una persona que permaneció recostada sobre el vehículo episcopal.

Cabe resalta que Venezuela atraviesa una segunda ola de COVID-19. Las autoridades la consideran “más virulenta” por la presencia de la variante brasileñas en el país. El lunes se reportó un récord de casos diarios, con 1.288 personas infectadas.

El número de contagios el martes alcanzó los 159.149 con más de 1 500 muertos, aunque los números son cuestionados por la oposición y ONGs al considerar que existe un alto subregistro.

 EN TWITTER