También se evaluó su calificación en las centrales de riesgo, no encontrarse en el registro de deudores morosos alimentarios, tampoco mantener una deuda exigible ante la SUNAT; así como contar con la idoneidad para lo cual se analizaron sus antecedentes, el de su personal y vínculos con terceros, entre otros.