Trujillo: La historia de un ángel de la guarda que rescató a un indigente

En medio de la pandemia de la covid-19.
9 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/Trujillo-2-La-historia-de-un-ángel-de-la-guarda-que-rescató-a-un-indigente.png

Desgarrador. En la ciudad de Trujillo, Orlando Bazán Purizaga, de 43 años, fue abandonado por su tío tras la muerte de sus abuelos. Sus ojos acongojados – cuando le preguntan sobre su familia – evidencian el dolor y la resignación de no tener a nadie a su lado.



También te puede interesar: ¡Respira Trujillo! Trujillanos recaudan fondos para instalar planta de oxígeno

Bazán pasa sus días postrado en una silla de ruedas, a un costado de la Piscina Olímpica de Mansiche, a veces sin comer y sin dormir. Sin embargo, para el pobre hombre, apareció un ángel.


La señora Esmeralda Puertas Díaz se apiadó de él y le construyó un pequeño ‘techo’, para que pueda seguir durmiendo en la calle pero sin tanta exposición al ambiente y al clima indiferente.

En la noche hace demasiado frío y ahora está con tos. Entonces es de justicia, como cualquiera, de tener un techo por más pandemia que haya. Solamente (pido) un techo para él. Yo puedo ir y colaborar con alguien para que lo tengan sus alimentos, lavarle ropa, pero que el techo no le falte”, manifestó.

Esmeralda Puertas Díaz.

Sin embargo, ella no es la única ángel de la guarda. También hubo varios ciudadanos de buen corazón que le llevaron alimentos y víveres, atención necesaria para una persona vulnerable en medio de la pandemia que azota a nuestro país.

Lo encontramos en una silla de ruedas y dos mesas de plástica. Desde ese momento en adelante, hemos tratado, junto a varios vecinos, que venimos apoyarlo y la gente que pasa también“, señaló.

Ayuda desinteresada.

Apenas con unos harapos intentan protegerse de inclemente frío de esta temporada. Improvisando cartones como colchones, invadiendo bancas o unos metros de suelo para usar como cama, Trujillo acoge a diversos indigentes que se convierten en el blanco vulnerable y perfecto para deshacer de salud con contagios en medio de la pandemia de la covid-19.

“Es justicia que tenga un plato de comida”, puntualizó la señora Esmeralda.

LLEGÓ LA AYUDA

Bazán encontró la luz al final del túnel. Con una situación de discapacidad en la pierna derecha, brazo derecho y ojo izquierdo, pasó pocos días para que la ayuda llegara.

Radio Exitosa se comunicó con Albergue Municipal Sembrando Esperanza, para que Orlando pueda ser socorrido y atendido por especialistas. Se coordinó el traslado para una prueba rápida y descartar si tenía covid-19, condición  para que pueda quedarse y disfrutar de las atenciones en dicho lugar.

Afortunadamente, dio negativo. Así Orlando empezó una nueva vida, lejos de la calle y del olvido de la sociedad. Como este caso, hay muchos en las calles de nuestro país.