Trujillo: banco insiste en quitarle casa a hombre enfermo que fue extorsionado por delincuentes

José Bazán fue rociado con gasolina y amenazado por extorsionadores. Actualmente sufre un pre derrame.
23 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/banco-quita-casa-a-hombre-enfermo.jpg

José Bazán es un ciudadano peruano, residente en el norte del Perú, en Trujillo para ser exactos, quien vive con miedo. No solo tiene que temer y preocuparse por los delincuentes, sino que una entidad bancaria se ha vuelto una de sus peores pesadillas: un banco lo ha amenazado con quitarle su casa.



“El banco es inconsciente, me insisten en decirme que si no pago o no hago una reprogramación, me van a quitar mi casa. Eso me tiene enfermo, desesperado (…) tengo años trabajando con este banco y ya he sacado 4 préstamos. En todos me han puesto seguro y en el último, no existe ningún seguro con lo que me pasó. Es injusto”, señaló el hombre para las cámaras de Exitosa.

Bazán, lamentablemente, ha sido víctima de innumerables injusticias. Hace poco, inescrupulosos extorsionadores le rociaron gasolina en el cuerpo y prendieron fuego a unos juegos mecánicos que eran su única fuente de ingreso. Además le pidieron 30 mil soles de cupo, para dejarlo volver a trabajar.


Él sufre actualmente un pre derrame y su esposa es diabética y debido a este problema, su cuadro se ha agravado. Además, Un agente se contactó para financiar la deuda con su hija, y no con él, quien fue el que hizo el préstamo. En el mismo, y sin la autorización de Bazán, el agente comprometió a la familia a pagar 19 de cuotas de más de 800 soles cada una, lo que suma un monto que supera la deuda original.

Puedes leer: Trujillo: fallece niño de 6 años y familiares piden que se investigue el caso

A sus 62 años, José Bazán es complicado que encuentre un nuevo trabajo que le pueda dar un sustento. “He puesto una banderita blanca y he salido a la calle a pedir ayuda para comer. A veces me dan arroz, a veces papas. A veces solo comemos una sola vez al día”.

Además, muchos de sus familiares han caído víctimas del COVID-19. Bazán no cuenta con la ayuda de ninguna institución, incluso INDECOPI le indicó que ellos no se meterían con bancos y que vea la manera de pagar su deuda.

“Muchas veces he pensado en suicidarme, pero mi hijo me lo ha impedido. Por eso, hago un pedido. No quiero que me regalen nada. Solo deseo que un empresario me done un equipo completo para poner un pequeño taller de soldadura y poder seguir trabajando”, concluyó el padre de familia.