Tribunal Constitucional debate la demanda competencial

Tribunos marcarán la hoja de ruta para entender separación de poderes, ante reclamo del extitular del Congreso por disolución del Ejecutivo.
13 Enero, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/01/tc23.jpg

Este martes es un día crucial para la democracia porque a partir de las 9:30 a.m. el Pleno del Tribunal Constitucional (TC) debatirá públicamente la ponencia del magistrado Carlos Ramos, que recomienda declarar infundada la demanda competencial interpuesta por el presidente de la Comisión Permanente, Pedro Olaechea, contra la disolución del Congreso.

Es la primera vez que un debate del Pleno del TC será transmitido públicamente por los canales de comunicación del organismo constitucional. La decisión fue impulsada por la nueva presidenta, Marianella Ledesma, que busca transparentar los procesos dentro de su gestión.

Como se recuerda el pasado 10 de octubre de 2019, Pedro Olaechea interpuso la demanda competencial contra el Poder Ejecutivo tras disolver el Congreso. Fue 19 días después que el TC admitió las pretensiones de la petición relacionadas con el pedido de cuestión de confianza del 30 de setiembre de 2019 y el acto de disolución del Congreso de la República.

De acuerdo al reglamento normativo del TC, el magistrado Carlos Ramos presentará por espacio de 30 a 40 minutos su ponencia de la demanda competencial a sus colegas, Marianella Ledesma, Augusto Ferrero, Manuel Miranda, Ernesto Blume, José Luis Sardón y Eloy Espinoza.

Según el expresidente del Congreso, el Ejecutivo no tiene competencia para realizar pedidos de cuestión de confianza respecto de la selección y elección de magistrados del TC (Artículo 201 de la Constitución), ya que ello significa menoscabar atribuciones del Parlamento.

Así como que, cuando el Poder Ejecutivo, a través de la Presidencia del Consejo de Ministros realiza un pedido de cuestión de confianza, esta solo puede ser otorgada por el Congreso de la República de forma expresa, a través de una votación del Pleno, y no de manera tácita o “fáctica”;

Posibles escenarios

Concluida la intervención del ponente, el Pleno deliberará sobre la mejor manera de resolver. Los seis magistrados harán llegar al ponente sus discrepancias sobre la forma o sobre el fondo del proyecto de resolución.

En caso un magistrado pida que se suspenda la deliberación para el mejor estudio de la cuestión objeto de debate y el presidente o la mayoría de los ponentes consideren justificada la petición, se aplazará la decisión para otra sesión.

Otro escenario posible se daría si la ponencia no obtiene en el Pleno el mínimo de votos. En esa situación el expediente pasará al Magistrado que designe la presidenta del TC, para que redacte el nuevo proyecto en el que se exponga la tesis de la mayoría, siempre que el magistrado ponente original no aceptara hacerlo.