Tres amigos son baleados frente a bodega y viven para contarlo

En aparente ajuste de cuentas, presume la Policía.
14 Enero, 2019
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/01/25-4.jpg

Dos sujetos que se encontraban a bordo de una mototaxi dispararon 27 veces contra tres amigos que se encontraban libando licor en el frontis de una bodega en Zapallal. Una menor de tan solo 4 años estuvo a punto de morir alcanzada por una de las balas, ya que estaba muy cerca de su padre, uno de los agraviados, en el momento del ataque.


La violenta arremetida ocurrió a las 11 p.m. del último sábado, en la Mz. H, lote 11 del asentamiento humano Bella Aurora. Hasta el lugar llegaron Jesús Alberto Limaco Páucar (39), Joel Aponte Herrera (28) y José Antonio Saboya Murayari (37) para tomar algunas cervezas y conversar sobre su vida. Nunca pensaron que esa salida terminaría en un baño de sangre.

De un momento a otro, dos sujetos que iban a bordo de una moto lineal interceptaron a los sujetos y les dispararon a quemarropa. Limaco Páucar recibió balazos en el abdomen y brazo, Aponte en el muslo, mientras que Saboya fue herido en el abdomen y muslos.


“Les han disparado a quemarropa. Al principio pensábamos que eran cohetecillos. Luego, al verlos tirados en el piso, ensangrentados, supimos que los habían querido matar”, relató la dueña de un local ubicado a tres casas de la tienda.

Según las primeras informaciones, Jesús Limaco alquila la bodega donde fueron atacados. En ese lugar él vende alcohol hasta altas horas de la noche. “El señor estaba con su niñita de 4 años. La pequeña  fue abrazada por su mamá para que no le caigan las balas. Otros vecinos corrieron al fondo de sus casas temiendo por sus vidas”, anotó otra vecina.

Los vecinos trasladaron a los jóvenes a un hospital cercano donde fueron tratados por sus lesiones. Al cierre de esta edición se encontraban en observación.

TRÁFICO DE TERRENOS

Fuentes policiales revelaron que José Saboya Murayari, uno de los agraviados, fue denunciado por usurpación de terrenos en el 2017, por lo que no se descarta que el móvil del ataque tenga que ver con el tráfico de terrenos.