Sunat: Empresas que no tengan procesos judiciales deberán empezar a pagar deuda tributaria

Son más de 179 empresas que adeudan al Estado más de S/ 9 millones.
22 Septiembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/09/verona-foto-01.jpg

El abogado tributarista, José Verona, informó en Exitosa que tras el falló del Tribunal Constitucional a favor de la Sunat para exigir el pago de más de S/ 9,256 millones en deudas tributarias, las  179 empresas involucradas deberán ponerse a derecho con la autoridad.

Te puede interesar: Lescano: “Felicitaciones al TC que hoy defendió los pocos impuestos que se pagan”

Al ser consultado por la fecha en la que las grandes empresas deberían iniciar los pagos, Verona confirmó que existen dos puntos importantes. El primero es que gracias a este fallo histórico las deudas no podrán prescribir, es decir que la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) queda facultada para empezar a informar a las empresas que sus apelaciones para que sus deudas prescriban no son aceptadas.

El segundo punto es que la entidad tributaria deberá esperar a que el Poder Judicial resuelva los juicios pendientes de las empresas para conocer si realmente el Estado tiene la razón y adeudan las cantidades indicadas.

“El Tribunal Constitucional no ha dicho que tienen que pagar, ha dicho que las facultades que tiene la Sunat para cobrar no prescriben”, informó.

Asimismo, el abogado confirma que existen algunas empresas que no tienen ningún proceso adicional, las cuales sí deberían empezar a pagar una vez que la Sunat los notifique mediante un informe que especifique que sus deudas no han prescrito.

“La mayoría de casos tienen reclamos ante la Sunat, así como en primera o segunda instancia en el Poder Judicial. Si la empresa tiene una medida cautelar ante un juez, Sunat no podría cobrar, pero es casi imposible que un juez lo otorgue”, confirmó para Exitosa.

Con respecto a las pequeñas empresas, Verona refirió que la entidad tributaria fiscaliza con mayor severidad a los microempresarios porque ellos no contratan abogados que apelen las observaciones impuestas. En cambio las grandes empresas sí tienen la posibilidad de contratar un equipo de abogados que los defienda e incluso apelar en instancias mayores.