Solo seis escritores de América Latina han ganado el premio nobel

Gabriela Mistral abrió senda en 1945 y Mario Vargas Llosa fue el último en 2010.
17 Noviembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/11/Solo-seis-escritores-de-América-Latina-han-ganado-el-premio-nobel.jpg

En estos días se recordó el 75 aniversario de que la poetisa chilena, Gabriela Mistral, recibió el premio Nobel de Literatura, convirtiéndose en la primera mujer y primera representante de las letras de América Latina en obtener ese prestigioso galardón mundial.



El triunfo de Mistral, en 1945, se celebró entre los hombres y las mujeres de letras de todos los países latinoamericanos, lo que no se intuyó es que, desde entonces, no lo volvería a ganar otra dama del continente, sea amante de la poesía la literatura.

También puedes leer: Vargas Llosa: “Borges tenía un gran desprecio a la política”


Desde entonces, tuvieron que pasar 22 años para que otro latinoamericano gane el Nobel, a través del guatemalteco Miguel Ángel Asturias, premiado en 1967 y, cuatro años después, otro chileno, el poeta Pablo Neruda, se alzó con el galardón sueco en 1972.

En total, son contados con los dedos de la mano todos los poetas y escritores de esta parte del mundo. El mágico-realista Gabriel García Márquez, creador del universo de Macondo y de un estilo que trascendió al mundo, se llevó el Nobel a Colombia, en 1982.

Ocho años después, el poeta y pensador mexicano, Octavio Paz fue distinguido con el premio y el último latinoamericano en ganarlo fue nuestro insigne escritor, el peruano Mario Vargas Llosa, laureado con el Premio Nobel en el 2010 por su fecunda obra desde fines de los años 50 del siglo pasado.

En total, son seis los escritores latinoamericanos, entre ellos Gabriela Mistral, los únicos que han ganado el premio que entrega la Academia Sueca desde el ya lejano 1901.

Seis premios de 119 entregas es realmente muy poco para todo un continente de habla castellana. Sobre la poetisa Gabriela Mistral (1889-1957) se puede decir que sigue más vigente que nunca y en su Chile natal se revisa continuamente su legado y se le rescató como símbolo de la crisis social y de la causa femenista chilena.

Su imagen, de mujer adelantada a su tiempo y defensora de la educación pública, ganó más presencia a partir de octubre de 2019, cuando se desató en Chile la ola de protestas y su rostro fue recuperado por los jóvenes que protagonizaron las marchas.

También te puede interesar