Sin exámenes, sin tareas: Nuevas técnicas para evaluar a escolares

La ansiedad es más frecuente en los escolares, generando inquietud o temor antes, durante y después de tomar un examen.
9 Octubre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/10/niños-escolar.jpg

Actualmente, se podría intuir que el estrés y la ansiedad son estados que se relacionan directamente con adultos que tienen exceso de trabajo, sin embargo, está demostrado que los escolares también pueden padecerlo.

Los exámenes y tareas habitualmente generan un cierto nivel de estrés en ellos y moderadamente podría ser positivo. Según Ángel Mondéjar, profesor de la Universitat Oberta de Cataluyna, precisa que la ansiedad es uno de los trastornos más frecuentes, generando inquietud o temor antes, durante y después de tomar un examen.

The New York Times publicó un estudio de la Universidad de Brown, señalando que el estrés familiar aumenta cuando al menor no le gusta hacer su tarea, generando discusiones. Además, poner más tareas no produce una mejora académica y solo crea tensión, ansiedad, irritabilidad e incluso un fastidio hacia los estudios.

¿Cuáles son las nuevas técnicas para calificar a los estudiantes?

El Director y Profesor del colegio Jean Le Boulch, José Taramona; indica que “las evaluaciones y tareas no reflejan las capacidades y habilidades que tienen los estudiantes, no deberíamos catalogarlos por una nota. Los maestros deberían enfocarse en innovar en técnicas que permitan calificar su aprendizaje. No se trata de memorizar y dar exámenes orales o escritos, sino de aplicar procesos creativos que los lleven a ser más analíticos, reflexivos, y puedan aprender a argumentar, procesar y sustentar la información que recibe”. En ese sentido, les compartimos 5 técnicas para calificar a un estudiante.

1. INTERVENCIÓN: Los exámenes orales donde tradicionalmente un estudiante debe memorizar fechas, años o fórmulas puede ponerlos nerviosos e inseguros. Sin embargo, esto cambiaría si sus participaciones son espontáneas. Por ello, es importante que las intervenciones sean también calificadas, por ejemplo, se puede conversar de un acontecimiento histórico en clase y preguntar qué hubieran hecho si vivieran en esa época o cuál es su punto de vista. Para lograrlo, debe asegurarse de que sea divertido, gratificante y sobre todo que haya respeto entre todos.

2. FOMENTO DE LA CREATIVIDAD: ¿Quién dijo que los exámenes tienen que hacerse solo en papel? Para estimular la creatividad del estudiante y verificar con sinceridad cuánto aprendió puede aplicar diversos métodos que no impliquen necesariamente un papel o el formato de examen conocido. Puede ser hacer una pintura, una maqueta, una canción, una escena teatral, un video o muestra fotográfica, un ensayo, crear un cuento o una historieta con base a lo aprendido. Estos trabajos también requieren de análisis y síntesis lo que permite fomentar la creatividad. En cuanto a resultados, obtenemos estudiantes motivados, satisfechos de lo que aprenden y sobre todo evitando el estrés.

3. APLICAR LA EXPERIENCIA: También suele llamarse como “aprendizaje vivencial”, es decir que los estudiantes apliquen lo aprendido en clase en la vida. Por ejemplo, en el colegio Jean Le Boulch, los estudiantes de primaria luego de aprender a multiplicar y dividir, recibieron una lista de productos para comprar y fueron acompañados por su maestra. Al finalizar, volvieron al aula y crearon una presentación de su experiencia, contando lo que compraron; luego notaron que aplicaron lo aprendido, dividieron y multiplicaron y con lo comprado realizaron un compartir en clase.

4. DINÁMICAS EN GRUPO: Se puede considerar que es una técnica tradicional y que incluso podría distraer a un estudiante, sin embargo es muy beneficiosa porque favorece la creatividad y aprendizaje, mezcla las fortalezas de cada integrante, reduce el estrés, mejora el desempeño y sobre todo aumenta la eficiencia y la productividad.

5. AUTOEVALUACIÓN Y COEVALUACIÓN: Es importante que el estudiante se conozca y acepte con total sinceridad si aprendió la lección o no le queda claro. Ello permitirá que el maestro tome mayor importancia y pueda absolver sus dudas. Asimismo, esta acción debe complementarse con la coevaluación, es decir, que los propios estudiantes puedan calificarse entre sí e intercambiar recomendaciones para hacerlo mejor en otra oportunidad.

Finalmente, el director José Taramona, señala que estas técnicas se podrían complementar con actividades de relajación como el mindfulness, el yoga o talleres de arte. Además, precisa que los padres deben tener un rol importante en estas técnicas, comprender que los métodos educativos deben renovarse para un mejor aprendizaje, tener mayor apertura para escuchar y no cerrarse a los resultados.

Puedes ver la entrevista desde la 1:02:13 – 1:12:21.