Salaverry, Mamani y Vieira son suspendidos por 120 días

De acuerdo al informe de la Comisión de Ética, el expresidente del Parlamento habría presentado datos falsos e imágenes adulteradas en sus informes de representación.
4 Septiembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/09/3.jpg

El vaticinio del expresidente del Congreso de la República, Daniel Salaverry, expuesto en su defensa respecto a su posible suspensión no estuvo alejado de la realidad, ya que el Pleno de Ética del Congreso aprobó la máxima sanción de cesarlo por 120 días en el ejercicio de sus funciones sin goce de haberes.

Fueron 78 congresistas quienes estuvieron presentes en la sesión de lectura del informe final de Daniel Salaverry, que sostenía que el parlamentario habría infringido los principios de transparencia, honradez, veracidad, responsabilidad e integridad, tras hallar contradicciones en los informes de su semana de representación presentados a finales del 2017.

La decisión se tomó por 55 votos a favor, 16 en contra y 7 abstenciones. De este último sorprendió la posición de la legisladora Maritza García (Cambio 21), quien expresó una y otra vez su negativa a la suspensión de su colega Daniel Salaverry.

De acuerdo a la congresista Janet Sánchez (Contigo), informó que no solo la Secretaría Técnica de la Comisión de Ética recomendaba los 120 días de suspensión, sino enviar el expediente a la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales copia fedateada para que se pronuncie conforme a sus atribuciones y competencias.

Venganza

Pero, en su defensa y con tono alto, Daniel Salaverry dijo que mantendría su posición firme, porque a él no se le acusa de contar con trabajadores fantasmas, ni tener en su despacho a sobrinos, o hacer leyes a favor de casinos, ni de pesca negra o haber partido el sueldo de sus trabajadores.

Afirmó que el verdadero motivo de esta acusación, era por no permitir que el Parlamento se convierta en una agencia de empleo ni ser manejado políticamente. Y que ya sabía que la decisión de su suspensión venía desde Chorrillos.

“Podría estar rebatiendo cada punto de ese informe que ha leído la presidenta de la Comisión de Ética, pero sería en vano. ¿De qué serviría? Si aquí ya hay una decisión tomada. Estoy seguro que ya les llegó la orden al WhatsApp, así que cumplan nomas con la consigna, ejecuten su venganza”, señaló.

Previo a la votación de suspensión se rechazó las cuestiones previas del legislador Rolando Reátegui Flores, quien pidió reducir la pena a 30 días; y la de Hernando Cevallos (Nuevo Perú), quien solicitó que retornara el expediente de acusación a la Comisión de Ética.

Por su parte, Wilbert Rozas (Frente Amplio) consideró que la Comisión de Ética debería investigar –por igual– a todos los legisladores que cobraron el concepto por semana de representación y no cumplieron con esta función.

 Mamani y Vieira

Una vez visto el tema de Ponce y Salaverry, se vio el caso del congresista Moisés Mamani quien recibe por segunda vez la máxima sanción de 120 días de sus­pensión a su labor legisla­tiva, por haber consignado documentación falsa en licitaciones con el Estado al emitir información irregu­lar respecto a sus estudios de educación básica en su hoja de vida.

También, el informe del parlamentario será remiti­do a la Subcomisión de Acu­saciones Constitucionales y al Ministerio Público.

La misma suerte corrió el congresista Roberto Vieira (Cambio 21) que fue suspen­dido por 120 días por pre­suntamente pedir USD20 mil a su primo a cambio de un favor en el Ministerio de Producción.

Durante su intervención, Vieira dijo que lo sucedido es producto de una “ven­ganza familiar” en su contra y lamentó que la Comisión de Ética no haya, según él, “profundizado como debe ser en las pruebas”. Al final, en la votación se aprobó su suspensión por 120 días.

¿Y las sanciones rebajadas?

Durante la intervención de la vocera de Unidos por la República, Patricia Donayre, recordó que los parlamentarios Carlos Bruce (No agrupado) y Esther Saavedra (FP), denunciados en Ética de casos delicados solo fueron amonestados. Tras suspensión de Salaverry lamentó haber participado en un Pleno que es “una especie de ajusticiamiento político”.