Recuerdo del ‘Flaco’ Spinetta y su paso por su órbita cancionera en sus 72 años

Bebió la música de Los Beatles a Pappo y del tango a Tanguito. A diez años de su partida, aún hoy es un referente del rock no solo argentino sino de la región.
24 Enero, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/01/Spinetta-Exitosa.jpg

El 4 de diciembre de 2009, Luis Alberto Spinetta realizó uno de los conciertos más impactantes en la historia de la música popular argentina. Bajo el signo de “Las bandas eternas”, repasó su trayectoria con algunos de sus ex compañeros de Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Jade y Los Socios del Desierto y de sus diferentes proyectos solistas.

Unos y otros se dieron el gusto de ver a esos dioses de la adolescencia, aunque sea por un rato regalándole algunas de las canciones de los días de sus vidas.

También puedes leer: Laszlo Kovacs confiesa que estaba ya descorazonado al no volver a la TV

En dicho concierto, Luis paseó como nunca por el repertorio propio y ajeno. Siempre reacio a este tipo de prácticas -basta mencionar su histórica reticencia ante el clamor “Flaco, tocá Muchacha”, que también hizo aquella noche en una interpretación conmovedora- Luis versionó a Litto Nebbia, Miguel Abuelo, Manal, Pappo y Tanguito, y cantó con Charly García, Fito Páez, Gustavo Cerati y Juanse, entre otros.

Uno de sus grupos más reconocidos fue Almendra, del que siempre dijo que no se dividió sino que se multiplicó (Edelmiro Molinari dixit), lo hizo en un contexto explosivo de la camada pionera del rock local. En una casa de la localidad de Florida, y en un lapso de 36 horas, registró el que fue su primer trabajo solista. Por allí pasaron Miguel Abuelo para aportar percusión y algunos coros, el baterista Héctor Pomo Lorenzo (ex Abuelos de la Nada y futuro Invisible), entre otros.

También puedes leer: Serie peruana sobre la pandemia gana 8 premios en festival hispano de cine

En la obra del Flaco, como en la de Fito, siempre estuvo presente el tango. Todavía conmovido por la reciente muerte del beatle George Harrison, Luis interpretó una versión despojada de “Don’t bother me”. Hoy el Flaco no está, pero su música vive.