OPINIÓN | Luis Angeles Laynes: ¿Hasta cuándo?

"Los gobiernos municipales deben actuar con autoridad en sus respectivas jurisdicciones para que no funcionen más negocios son trampas mortales o bombas de tiempo".
25 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/13-muertos-discoteca-Los-Olivos.png

Lo ocurrido el sábado por la noche en una discoteca del distrito de Los Olivos, donde fallecieron 13 jóvenes que participaban en una fiesta realizada en pleno estado de emergencia y toque de queda, es un hecho que debe llevar a la reflexión y a un enérgico llamado de atención a todas nuestras autoridades que con sus gestiones solo han conducido al gran deterioro de la sociedad.



En este lamentable desenlace hay muchos responsables, empezando por los inescrupulosos que por su afán de lucro hicieron funcionar en ese local una discoteca sin las más mínimas condiciones de seguridad y que terminó convertida en una trampa mortal de las 13 personas que perdieron la vida cuando intentaban escapar de la policía por la única salida que tiene ese local.

En segundo lugar, el local tenía licencia para funcionar como empresa textil, venta de textiles y calzados. Pero la fiesta realizada el sábado no era la primera, desde hace tiempo que se organizaban este tipo de eventos sin que la autoridad municipal se percatara.


¿Cómo lo hizo? El alcalde de Los Olivos, Felipe Castillo, argumenta en su defensa que la municipalidad no cuenta con personal suficiente para controlar todos los negocios, cuando la fiscalización debe ser parte de una estrategia institucional. Su argumento pareciera solo una salida para eludir su responsabilidad.

Además, hace un año, el hoy congresista Daniel Urresti cuando actuaba como gerente de seguridad ciudadana de Los Olivos, informó de la intervención de ese mismo local que, tal como lo comunicó en un twitter, funcionaba como cantina y probable prostíbulo clandestino.

Entonces, ¿cómo es que siguió funcionando? ¿Con qué autoridad o funcionario se coludieron para que siga abierto? Los dueños dicen que lo habían arriendado a otra persona. Pero ¿nunca se enteraron lo que ocurría en su propiedad?

Si bien los jóvenes incumplieron las restricciones al acudir a esa fiesta en pleno estado de emergencia, nada justifica una muerte así. La actuación de la policía será determinada por las investigaciones, pero lo que debe quedar en claro es que casos como este no deben ocurrir nunca más. Se debe aplicar la más drástica sanción para sentar precedente

Los gobiernos municipales deben actuar con autoridad en sus respectivas jurisdicciones para que no funcionen más negocios son trampas mortales o bombas de tiempo.

La corrupción debe desterrarse ya, para que todos cumplan las normas y si no lo hacen, simplemente cerrarlos para que no ocurran más muertes. Pero el Estado tampoco escapa del problema.