España: peruana es investigada por ocupar la casa donde trabajaba, luego que la dueña muriera por COVID-19

La mujer de 33 años, además de quedarse en casa ajena, autorizó la incineración del cuerpo de su dueña sin el consentimiento de los familiares.
9 Septiembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/09/investigan-peruana-covid-españa.jpg

De terror. Rosa es el nombre de una peruana que viene siendo investigada por la justicia de España. La mujer que reside desde hace unos años en la ciudad de Leganés, comenzó a trabajar desde febrero del presente año dos horas diarias en la limpieza de una vivienda; sin embargo, la dueña del hogar falleció por COVID-19 e inmediatamente ordenó por su cuenta la incineración del cadáver sin avisarle a los familiares.

Según informa el diario español “El Mundo”, la policía viene investigando lo sucedido y hasta el momento ya tiene la declaración de la peruana y de los representantes de la funeraria que se hizo cargo del cuerpo sin el permiso de los familiares.

Rosana, la hija de la mujer de 75 años que falleció, intuye que se está ante algo más que una okupación -consiste en dar uso a terrenos y edificios que presuntamente están desocupados o abandonados-, ya que su madre no se encontraba mal”. Además, aseguró que la peruana puso el nombre de la septuagenaria con un supuesto poder en las boletas de luz y agua de la casa y los seguros.

ROSA RESPONDE A LAS ACUSACIONES

Según el medio de comunicación, la acusada comentó que en el Perú las personas que cuidan a adultos mayores se quedan con las viviendas cuando mueren. La difunta me autorizó a quedarme en la vivienda, le advirtió Rosa a una de las dos hijas de la anciana.

La empresa Desokupa viene elaborando una estrategia para retirar de la vivienda a la peruana, que tiene a la fecha dos pequeños a su cargo. El director de esta institución, Daniel Estévez, señala que se va a acusar a Rosa “de homicidio, hurto, apropiación indebida, usurpación de domicilio y estafa”.

SOSPECHAN DE LA PERUANA

“Me gustaría saber qué pasó con mi madre esos días, yo también tuve coronavirus en esa época y estuve 30 días ingresada. Cuando nos enteramos de su muerte (de mi madre) ya estaba incinerada. Creo que mi madre no murió de forma natural y vamos a hacer todo lo posible para que se aclare lo que ha pasado. Tenemos indicios de que le ha podido hacer algo”, sostuvo Rosana.

La hija contó que contrataron a Rosa en base a una recomendación, sin embargo lamenta que sin la autopsia del cuerpo de su madre va ser complejo confirmar sus acusaciones.

EL CASO ESTÁ EN INVESTIGACIÓN

“A finales de marzo yo estaba ingresada por coronavirus, pero tenía contacto diario con mi madre durante esos días del pico máximo de la pandemia. De la noche a la mañana nos dijeron que había muerto. Un día antes de fallecer ella estaba bien y no sabemos qué es lo que le pasó porque el certificado médico señala que mi madre murió por posible COVID-19”, aseveró Rosana.

Rosana contó que la mujer iba a la casa de lunes a viernes y que su madre murió un sábado.“Ese día no tenía que ir a la casa, pero apareció y dice que descubrió el cadáver de mi madre al entrar en la casa pero no avisa al 112, ni hace nada. Ella nos tenía que haber llamado y lo que hizo fue avisar a la funeraria y encargar la incineración y miente diciendo que es la cuidadora y que no tenía hijos”, puntualizó.

Según las investigaciones, Rosa le manifestó a la funeraria que la anciana no tenía familia, presentó una autorización para la “inhumación” del cuerpo y dio una copia del DNI de Pilar y su carnet.