Paro de ‘colectiveros’ fue con vandalismo

Bloquearon la Panamericana Sur, la avenida Javier Prado, la Carretera Central, entre otras vías. También pincharon llantas y realizaron pintas en buses de corredores.
26 Noviembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/11/paro-colectiveros.jpg

Por Josselyn Revilla

Quema de llantas, bloqueo de vías y ataques a vehículos de transporte masivo, como es el caso de los corredores complementarios, fue parte del panorama que se registró ayer en el paro convocado por el gremio de taxis colectivo. Los hechos de violencia deja­ron 120 detenidos y las autori­dades aseguran que no habrá formalización.

Desde muy temprano, los informales bloquearon y quemaron llantas en la Pana­mericana Sur, a la altura del puente Alipio Ponce (San Juan de Miraflores), en la Carretera Central (Chosica), la curva de Cocharcas (Villa El Salvador); en el cruce de la avenida Wies­se con Los Héroes del Cenepa (San Juan de Lurigancho), en­tre otras importantes arterias.

Mañana de violencia

También se reportaron ata­ques –pinchado de llantas– a buses, así como a colectivos que se negaron a acatar la pa­ralización. Y en la avenida Ra­miro Prialé, incluso asaltos a pasajeros. “La gente se bajaba porque ya no avanzaba el ca­rro, entonces ahí han estado aprovechando para robar”, re­lató un transportista afectado.

Consultado por los hechos de violencia, uno de los con­ductores que realizan el ser­vicio de taxi colectivo refirió que no eran delincuentes y solo exigían que los dejen trabajar, como manda la Cons­titución. “Hay una ley que nos avala, pero queremos el regla­mento. Ahora nos imponen multas que son impagables”, señaló.

Ataque a corredores

Los actos de vandalismo también perjudicaron a bu­ses de los corredores Verde, Rojo y Morado, a través de llantas pinchadas y pintas. En una, por ejemplo, tenía la frase “formalización”. Según el gerente de la Asociación de Concesionarios de Trans­porte Urbano (ACTU), Ángel Mendoza, serían más de 60 buses afectados.

“La población opta por este servicio (de los colectivos) por­que las autoridades no han puesto en agenda atender el sistema de transporte. La ATU va a tener que trabajar muy duro ahora”, recalcó. Por otro lado, opinó que detrás de las protestas están “fuerzas polí­ticas y algunos candidatos al Congreso que ofrecen forma­lizarlos”.

Dispersados por la PNP

El caos desatado por los co­lectiveros se extendió hasta el cruce de la avenida Javier Prado con Rivera Navarrete, en San Isidro, donde los con­ductores quemaron llantas en el carril con sentido de oeste a este. Agentes de la Policía Nacional lanzaron bombas lacrimógenas para dispersar a los transportistas informales.

Similar situación ocurrió en la Plaza Dos de Mayo, en la cuadra 6 de la avenida Óscar R. Benavides (ex Colonial) y la Plaza San Martín. Trascendió que en Carabayllo las fuerzas del orden llegaron a enfren­tarse a balazos con los huel­guistas. Los actos de violencia motivaron a que el Ministerio del Interior cancelara el per­miso otorgado al paro.

Al cierre de esta edición, el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, informó que cinco buses del Metropolitano sufrieron da­ños por el ataque de los co­lectiveros.❖

MARÍA JARA: “NO SE VA A LEGALIZAR EL SERVICIO”

La presidenta de la Autoridad de Transporte Urbano de Lima y Callao, María Jara, ase­guró que no es posible formalizar el auto colectivo porque ofrece un servicio ilegal. En este marco, consideró como alternativa que los informales suban la escala de prestación de ser­vicio, es decir, que se organicen entre varios y compren microbuses.

“Debemos elevar la valla del servicio. De eso se trata y nosotros podemos acompañar­los en ese esfuerzo, pero de ninguna manera se legalizará la prestación del servicio en autos”, declaró. Jara fue enfática al señalar que no accederá a reunirse con el gremio hasta que depongan su medida de fuerza y dejen de cometer actos de violencia.

Felipe Miranda, dirigente de los colectiveros de la Macrorregión Centro, consideró que la propuesta de la vocera del ATU no tiene fundamento porque son personas de bajos recursos. “Es ilógico (comprar unidades), esa señora no está en el campo. Tampoco tiene legitimidad moral para hacerlo”, comentó.