Pancho Villa, el único mexicano que se atrevió a invadir EE.UU.

Pese a que se emprendió una feroz cacería en contra de 'El Centauro del Norte', nunca lo atraparon.
22 Noviembre, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/11/Pancho-Villa-EEUU-Exitosa.jpg

Un hecho inusual en la historia sucedió por 1916 cuando Francisco ‘Pancho’ Villa -conocido como ‘El Centauro del Norte’-, encabezó una invasión a Estados Unidos. Todo comenzó el 9 de marzo de 1916, cuando casi 600 soldados de la División del Norte atacaron el pueblo de Columbus, Nuevo México, convirtiéndose en el único latinoamericano para quedar registrado en la historia.


Cuentan que el gobierno estadounidense de entonces intentó cazar al revolucionario, pero la expedición enviada no pudo atraparlo. History Channel recuerda este hecho, y señala que EE.UU. sólo había enfrentado una crisis parecida en 1814 cuando marinos británicos desembarcaron en la costa oeste del país. El ataque a Columbus creó un mito alrededor del Centauro del Norte, alentado por una tensa relación delos mexicanos con su vecino. Así, la expedición punitiva de Villa se convirtió en un ícono.

También puedes leer: Puno: el histórico departamento que espera el calor de turistas


Según diversos historiadores, la decisión de atacar al pueblo estadounidense no tenía ánimos de venganza. Villa creía que el entonces presidente mexicano, Venustiano Carranza, pretendía firmar un acuerdo de colaboración con el gobierno de Estados Unidos que ponía en riesgo la soberanía mexicana. Este pacto jamás existió, pero el Centauro estaba convencido de que sí.

Villa, junto a Emiliano Zapata, buscaron la “revolución social” para terminar con la desigualdad que se profundizó durante el gobierno de Porfirio Díaz, donde el 70% de los habitantes eran analfabetos y más de la mitad vivía en condición de pobreza. Uno de los hitos logrados por el Centauro del Norte fue prohibir los latifundios en Chihuahua.

También puedes leer: Hace 495 años la Inquisición quemó al primer “hereje” en la ciudad de Lima

Actualmente en México se atribuye al revolucionario la frase “primero mato, luego averiguo”, una forma de definir a las personas que suelen tomar decisiones extremas. “Villa, junto con Zapata, representan en este momento la lucha de los pueblos en defensa de sus tierras, sus recursos y su cultura” explica el historiador Pedro Salmerón.