Otras once mujeres acusan a Plácido Domingo de abuso sexual

Nuevas denuncias de tocamientos indebidos, besos no consentidos y otros tipos de acoso y abuso contra el mundialmente conocido tenor español.
6 Septiembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/09/17.jpg

La fastuosa producción de la temporada 1999-2000 de la Ópera de Washington presentaba ‘El Cid’, en la versión de Jules Massenet, y contaba con la actuación estelar de un artista legendario: Plácido Domingo, entonces director artístico de la compañía.

La ópera era indudablemente la gran oportunidad profesional para una cantante de 28 años llamada Angela Turner Wilson, quien desempeñaba uno de los papeles estelares y había sido elogiada en las reseñas. “Yo sabía que ese iba a ser el comienzo de grandes logros para mí”, recordó recientemente la cantante.

Pero una tarde antes de la función, cuando ella y Domingo estaban uno al lado del otro colocándose el maquillaje, él se levantó de la silla, se paró detrás de ella y colocó las manos sobre sus hombros. Ella lo miraba en el espejo cuando, de pronto, le deslizó las manos debajo del sostén, dentro de su bata y le tocó los senos, recordó.

“Me dolió”, dijo la cantante a The Associated Press. “No fue suave, me apretó duro”. Añadió que después Domingo se dio media vuelta y se fue, dejándola atónita y humillada.

Wilson, hoy de 48 años y profesora de canto en Dallas, es una de 11 mujeres que hablaron después de que la AP reportó el 13 de agosto que numerosas mujeres acusaron a Domingo, nacido en España y casado desde hace muchos años, de acoso sexual, conducta lasciva y de perjudicarlas profesionalmente si lo rechazaban.

Más historias de abusos

En las semanas posteriores a la publicación de la historia, las mujeres han dado a conocer más historias sobre encuentros con Domingo, quien es actualmente director general de la Ópera de Los Ángeles. Según ellas, hubo manoseos no deseados, persistentes pedidos de reuniones privadas, llamadas telefónicas nocturnas y súbitos besos en los labios.

Varios empleados de las salas de teatro narraron a la AP cómo protegían a las jóvenes del cantante mientras la gerencia se hacía de la vista gorda.

Tomados en su conjunto, los relatos refuerzan la imagen de una industria en la cual la conducta de Domingo era un secreto a voces y las jóvenes mujeres quedaban indefensas.

La vocera de Domingo rechazó en un comunicado las acusaciones, pero no ofreció detalles. “La continua campaña de la AP para difamar a Plácido Domingo no es solo desacertada sino carente de ética”, dijo la vocera Nancy Seltzer.

Wilson dijo que se animó a hablar tras enterarse de la reacción de Domingo al reportaje de AP, en el cual aseguró que a su parecer su conducta “siempre fue bienvenida y consensual”.

Lo alejaban de las cantantes

Melinda McLain, quien era coordinadora de producción de la Ópera de Los Ángeles en la temporada inaugural 1986-87 y trabajó también en la Ópera de Houston con Domingo, dijo a la AP que se esforzaba por evitar que el cantante quedara en las salas de ensayo a solas con mujeres jóvenes, aun cuando él lo haya pedido, y trataba de contratarle asistentes hombres.

“Creábamos todo tipo de artimañas para mantenerlo alejado de ciertas cantantes”, recordó McLain. “Jamás hubiera yo enviado a una mujer a acompañarlo en su camerino”.

McLain aseguró que otra estrategia era invitar a la esposa de Domingo, Marta, a las fiestas del elenco “porque si Marta estaba ahí, él se comportaba”.