OPINIÓN|Luis Angeles Laynes: La corrupción no es el único problema

La lucha contra la corrupción se ha convertido en el caballito de batalla del presidente Martín Vizcarra.
14 Enero, 2019
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/01/7-7.jpg

La lucha contra la corrupción se ha convertido en el caballito de batalla del presidente Martín Vizcarra, que le ha permitido ganar la más alta popularidad, y ayer en una actividad pública reiteró el compromiso de su gobierno de seguir enfrentando ese flagelo. Pero hay algo más que mencionó el jefe de Estado y es que tan importante como derrotar a ese delito, es ejecutar los proyectos que atiendan las principales necesidades de la población, porque el apoyo popular que ostenta “no es un cheque en blanco”.En efecto, es hora que el presidente Vizcarra dé una mirada a otros problemas tan o más graves que el de la corrupción, como es la violencia contra la mujer, que en los primeros doce días del año ha cobrado ya seis víctimas, es decir, un feminicidio cada dos días.


Es hora que el presidente de la República deje ya su enfrentamiento con el Congreso. Ya su principal adversario político, el fujimorismo, fue aplastado con la reciente renuncia a la bancada de Fuerza Popular del titular del Parlamento, Daniel Salaverry, y cuatro congresistas más. Ya Pedro Gonzalo Chávarry renunció a la Fiscalía de la Nación y es cuestión de horas o días que sea expectorado del Ministerio Público.Recuerde que en su mensaje a la Nación de 28 de julio del año pasado ante el Congreso, Vizcarra anunció que la violencia hacia la mujer es uno de los temas prioritarios de su gobierno y aseguró que no permanecerá en silencio ni un minuto más ante este problema. Sin embargo, los crímenes continúan en aumento, pese a que en diciembre, en un discurso que dio después del referéndum, volvió a comprometerse.

Urge emprender un plan multisectorial de emergencia bajo la conducción del jefe de Estado, destinado a prevenir, proteger y atender los casos de violencia hacia la mujer. Es hora de dejar de lado los discursos para la tribuna y el aplauso. Es hora de la acción para enfrentar los demás problemas que afectan al país. No podemos seguir inertes ante el alarmante incremento de los casos de feminicidio. Las frases ¡Basta ya! y ‘Ni una menos’ deben hacerse efectivas.La gente reclama la atención de este y otros problemas. Estamos también sufriendo los primeros casos de lluvias y huaicos, como los que el último sábado cobró una vida en la Carretera Central. Manos a la obra, Señor Presidente, y si quiere seguir pregonando su lucha contra la corrupción, no permita que Odebrecht siga operando en el país.