OPINIÓN | Víctor López García: “Realidades y posibilidades”

"Sobre todo, en el promedio de muertos. También infectados. Desde hace meses que no pueden adquirir los implementos básicos para luchar contra la pandemia".
24 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/banco-de-la-nación-cola-cobro-bono.png

Las cifras no mienten, por más que el gobierno ha tratado de manipularlas y mentir o engañar. Recién están “sincerando números”. En el mundo, somos el país con peores resultados sanitarios y económicos.



Sobre todo, en el promedio de muertos. También infectados. Desde hace meses que no pueden adquirir los implementos básicos para luchar contra la pandemia.

Es increíble que hasta ahora no puedan comprar pruebas moleculares, plantas de oxígeno, camas UCI, ni siquiera mascarillas adecuadas para el personal que está en la primera línea; donde muchos se han contaminado y fallecido por no disponer de lo mínimo indispensable.


Se ha incrementado en cifras escalofriantes los desocupados y preocupados por su presente, peor por su futuro. Lo importante es la salud y la vida. Sobrevivir al coronavirus y no morir en el empeño.

La reactivación también está mal manejada. Para muestra, los recursos financieros fueron a parar a las empresas y grupos más poderosos, que generan menos empleo.

En cambio, los millones de micro, pequeños y medianos empresarios que crean millones de puestos de trabajo, apenas recibieron la décima parte de lo asignado. Igual ocurre con los fondos para las personas y las familias.

No llegan a muchos que sí califican. Y los que lo reciben, tienen que formar largas y duraderas colas contaminantes. Los principales y grandes responsables son los gobernantes, principalmente del Ejecutivo, y en menor grado los gobiernos regionales y municipales, pues no tienen los ministros y funcionarios eficientes y transparentes que se requieren; mucho más en una situación tan especial como esta, considerada como el peor y más grave desafío del siglo.

Desde el comienzo de este drama, sin final, se le sugirió al gobierno que convocara a las instituciones más importantes y personalidades más representativas para acometer juntos y unidos está “guerra contra la pandemia”.

Nunca lo hicieron. Mantuvieron el mismo equipo mediocre y oscuro de rojos y caviares incondicionales que es el responsable principal de la pésima gestión de la crisis integral y generalizada que ha traído el coronavirus.

Por más que el presidente y sus ministros pretendan culpabilizar a la población; ellos tienen la principal responsabilidad de los pésimos resultados sanitarios, económicos y sociales.

Muy tarde y poco creíble su discurso unitario. Hemos perdido meses. Toda decisión y acción tiene que ser adecuada y oportuna. Ni aceptan su incumbencia, ni cambian su diagnóstico y estrategia. Más de lo mismo.

Están centrado su atención en un tema globalizado que es la vacuna; con el cuento que vendrá pronto. Ojalá. Aunque antes, nos salvará la Gracia de DIOS o el “efecto rebaño”.