OPINIÓN | Roberto Rodríguez Rabanal: “De la disolución del Congreso a las elecciones 2021”

"La elección presidencial y Congresal del 11 de abril, a las puertas del bicentenario, pone sobre el tapete dos propuestas claramente diferenciadas"
29 Septiembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/09/De-la-disolución-del-Congreso-a-las-elecciones-2021.jpg

Se cumple un año de la disolución constitucional del Congreso, entonces manejado por el fujiaprismo con el apoyo de “Contigo” (exPPK) y teniendo entre las sombras a la KONFIEP como la mandamás.



Vizcarra tomó la decisión en sintonía con la gran mayoría ciudadana harta de la prepotencia y el blindaje a los corruptos. El sustento de tal decisión fueron las movilizaciones callejeras exigiendo el cierre del Congreso, para poner fin a la mafia que tenía capturado el “primer poder” del Estado y que se oponía a cualquier reforma.

En enero fueron elegidos los nuevos parlamentarios y, meses después, a la luz de los resultados, constatamos que el actual Congreso, dirigido por AP-APP-Somos Perú, está lejos de dar la talla y, en realidad, es más de lo mismo.


También puedes leer: Frente Amplio indicó que la Fase 4 de la reactivación económica pone en riesgo salud de los peruanos

El enfrentamiento Gobierno-Congreso ha sido anteponiendo intereses particulares y no en torno a una agenda pública de desarrollo que considerara priorizara la salud y la educación pública, el apoyo crediticio a las Mypes y a la agricultura comunitaria y familiar, la defensa de nuestra soberanía, la ampliación de los derechos ciudadanos (trabajadores, mujeres, consumidores, jubilados, etc.) y una efectiva lucha anticorrupción.

Tanto el fujiaprismo y sus satélites, como ahora AP-APP y quienes les avalan, han perdido legitimidad. Vizcarra, quien gobierna sobre todo para la KONFIEP y se niega a hacer reformas de fondo a nivel tributario, de la salud y la educación pública, del sistema de pensiones, la descentralización, la agricultura y la minería, está en la misma situación en lo fundamental, enredado en casos de corrupción, bandera que antes hizo suya pero que la ha abandonado.

La elección presidencial y Congresal del 11 de abril, a las puertas del bicentenario, pone sobre el tapete dos propuestas claramente diferenciadas : el continuismo neoliberal, -ya sea el desembozado con candidatos de derecha que han comprado partidos o el que se maquilla usando el color morado-, que ha capturado el Estado para enriquecerse y que con Fujimori-Toledo-AG-HumalaPPK mantuvo y reforzó el poder económico de la KONFIEP, recortando derechos, entregando nuestros recursos naturales a las transnacionales, permitiendo que se pisotee nuestro patrimonio natural y cultural y se institucionalice la corrupción; o la alterativa de forjar un amplio bloque político-social, nacional-regional, que plantee cambios de raíz para nuestro país, propugnando una economía diversificada, un Estado descentralizado, social y participativo, la gestión soberana de nuestros recursos, el respeto al medio ambiente y a la diversidad cultural, más reformas con más derechos, promueva la participación y la vigilancia ciudadana y la transparencia, y construya un nuevo pacto social constituyente.

También te puede interesar