OPINIÓN | Miguel Humberto Aguirre: “La gente lo vive”

4 Mayo, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/05/la-pandemia-de-la-Covid-19.jpg

Nos escriben nuestros lectores. No podemos responder a todos, pero sí damos cuenta de hechos, sucesos vividos a diario y, para los cuales, los vecinos, piden atención de quienes deben ponerle ojo y oído.



Quienes viajan en movilidad colectiva se quejan, del total abandono, por parte de las autoridades, para obligar, al cobrador en los vehículos que usan este trabajador, a usar mascarilla exigido, como uno de los mejores defensores, para defenderse y no propagar la pandemia.

Dice un lector, y con mucha razón, si no te reciben con el ejemplo, es muy difícil seguir tus exigencias, ni de las autoridades. Hay informaciones como que, “de cada diez cobradores, solo cuatros llevan el tapaboca”.


También puedes leer: OPINIÓN | Miguel Humberto Aguirre: “Más allá de la consulta”

Un cumpleaños ¿se puede celebrar?

La disposición permite una celebración con todas aquellas personas habitantes de la casa. Lo no permitido es recibir, incluyendo familiares, personas venidas desde fuera. Que no vivan en el hogar. Todos los últimos cumpleaños, donde intervino la policía, no fueron cumpleaños familiares.

Se tratan de las bautizadas “Reuniones Covid”, con personas llegadas desde diferentes puntos, sin el mayor control si tiene, o no tiene el virus. Muchas denuncias de “Fiestas Covid” quedan en el aire. Las más difundidas. Las más publicitadas, son aquellas donde hay deportistas o figuras de los escenarios. Las que dan titulares y fotografías, en primeras planas.

Por las calles sin tapabocas 

Pese a todas las recomendaciones entregadas por los médicos, ratificadas por otras autoridades y disposiciones, la presencia en las calles, de gente sin protectores de boca y nariz, en un desafío a la comunidad. Hay gente, sobre todo la mayor de edad, con la protesta muy presente. No la esconden –dicen en sus quejas– pero no tiene el respaldo de las autoridades movilizados por calles y avenidas y, cuando exigen solo aplicaciones de disposiciones, olvidadas, generalmente, por los prepotentes cuya presencia es, muchas veces, masiva.

El control de quienes se desplazan por lo barrios, carentes de protectores obligatorios de nariz y boca, es más del imaginado. Se transforman en muy buen transportador de virus exponiendo la vida de muchos. Tal vez demasiados, La gente protesta.

Más información: