OPINIÓN | Miguel Humberto Aguirre: “Cobarde, hijo de…su madre”

"Entre los presentes, un granuja, escondido en el grupo, tomó justicia a su medida. Tengan cuidado que, ese hijo de…su señora madre... anda suelto".
19 Marzo, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/03/Aguirre-agresion-a-reportero.jpg

Solo los cobardes agreden en un grupo, y sin pelear. Los cobardes huyen escondidos… No tienen cara, pero si alma. Alma de delincuentes.


Tenemos un gran respeto por los reporteros. En un tiempo, hace algunos años, también lo fuimos y, la mayor alegría, era el seguimiento de nuestros oyentes o lectores. Los comentarios siempre estimulan al que está en el primer lugar de la noticia. No sabe de tiempos para obtener todos los datos y, poder entregar, a quienes lo siguen, a su medio, hasta el más mínimo detalles.

El reportero no escatima esfuerzo para conseguir lo menor de una noticia, lo anecdótico, como también lo más importante. Para el reportero su vida es la información. El reportero sabe de una información y solo pregunta dónde pasa eso. Luego, la invitación: ¡vamos! Va “armado”. Sus armas son su libreta, su grabadora. Su sentido de observación y con los “oídos puestos”. Todo lo visto por él, lo escuchado, lo recibe su lector. Su oyente.


Se estremece ante cualquier desgracia y, ese momento lo vive intensamente. Lo transmite y lo pasa a quienes reciben su mensaje. Lo hace con lealtad.

Ayer, un bandolero, un delincuente, un salteador de reuniones, sin que nadie lo viera lanzó un objeto, cuando un grupo del gremio camionero, en huelga por estos días, conversaba con el periodismo. Nuestro compañero Iván Escudero entre ellos, resultó herido. Siete puntos, como la mejor demostración de esta cobardía que, por parte del gremio en movimiento, no puede quedar escondido. Ocultado. Encubierto. Tapado.

Iván, joven periodista surgido de la universidad Jaime Bauzate y Mesa, todos los días del paro camionero, entregó, desde la madrugada, lo sucedido y como marchaba el conflicto. Sus despachos totalmente objetivos. Creyó estar en un lugar seguro, pero se equivocó. Entre los presentes, un granuja, escondido en el grupo, tomó justicia a su medida. Tengan cuidado que, ese hijo de…su señora madre… anda suelto.

  Más de Miguel Humberto Aguirre:

OPINIÓN | Miguel Humberto Aguirre: “Sí, son muy especiales”

OPINIÓN | Miguel Humberto Aguirre: “Y cuándo paran los contagios”

OPINIÓN | Miguel Humberto Aguirre: “Se quedaron para siempre”