OPINIÓN | Miguel Humberto Aguirre: “A cerrar la puerta”

"No hay país, hogar, familia donde, el año 2020, no haya dejado uno, o varios, sabores amargos. Para no recordar".
2 Enero, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/01/aguirre-A-cerrar-la-puerta.jpg

Cuando sonaron las 12 de la noche, o las 0 horas, muchos corrieron a la puerta para cerrarla bien y no permitir, un arrepentimiento, del año que se iba.



No uno, muchos, y muchos un “por fin” y, varios de esos “por fin”, con sus respectivos calificativos. Agregados.

No hay país, hogar, familia donde, el año 2020, no haya dejado uno, o varios, sabores amargos. Para no recordar.


Cuando recordemos el 2020 será, para muchos de nosotros, “el año cuando usamos mascarilla” o, también “el año cuando aprendimos, lo importante que era, para la vida, lavarse las manos, lo más posible”. Esa costumbre no la teníamos tan frecuente.

Familiarmente aprendimos a compartir más horas con quienes vivan con nosotros bajo un mismo techo. Nunca, antes, conversamos tanto con nuestros hijos como en este año ni, tampoco jamás, le prestamos tanta atención a nuestra generación de la tercera edad, siempre olvidada. Siempre postergada. El 2020, para ellos, nos trajo otra visión de aquellos muchos que nos rodean.

El año que se fue nos enseñó a hablar con gestos. A la distancia. Así nos cuidamos nosotros y, también, los lejanos. Aprendimos a vivir en cuarentena y, en nuestro diálogo, un dominio de las palabras pandemia, vacuna Pfizer, Covid-19 o Sputnik V, o confinamiento, elegida como la palabra, el término del año.

Se incorporó la olla como “instrumento” de protesta manejadas por ELLAS. Desde sus balcones, o caminando en grupo, llenaron el espacio con su protesta ante la negligencia de algunas autoridades. Las calles se vieron solas los días de fiesta. También los cielos. Aprendimos a protestar por los ruidos molestos. Eso no ocurría antes y, regresamos a la escuela, para acompañar a nuestros hijos o nietos, en sus clases virtuales.

Las mamás aprendieron a compartir con el celular y por allí, ahora, adquieren productos, buscan colaboradores o donan alguna ayuda a quienes solicitan con mucho dolor.

Ilusión y esperanza, ¿es lo mismo…?, no creemos, pero, son palabras que vienen con el 2021. Se fue el 2020, cerremos la puerta, no vaya a regresar.