OPINIÓN | Luis Ángeles Laynes: “Mal ejemplo”

26 Mayo, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/05/laynes2.png

El fin de semana hemos visto con indignación un video en el que se observa al congresista Marco Verde, de las filas de Alianza para el Progreso (APP), bebiendo licor en su vivienda de Oxapampa (Pasco) en plena cuarentena y sin respetar las recomendaciones sanitarias para evitar el contagio del coronavirus. Un hecho vergonzoso por tratarse de un “padre de la patria”, un congresista que debe ser ejemplo para la población que lo eligió y para el país, por tratarse de un representante de un poder del Estado.

Y es reprobable la actuación de este parlamentario porque por su condición de tal, debe ser de los primeros en cumplir con las medidas sanitarias y de seguridad dispuestas en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus. Es lamentable que la imagen muy deteriorada en la que dejaron al Congreso los parlamentarios disueltos el pasado 30 de setiembre, no pueda ser alejada de la percepción de la gente por actos irresponsables de sus nuevos integrantes.

No es el primer caso en este nuevo Congreso. Recordemos que ya en plena emergencia tres legisladores dieron que hablar y no precisamente por su labor parlamentaria. En marzo pasado el congresista Rubén Pantoja (UPP) utilizó un vuelo humanitario para personas vulnerables que se encontraban varadas en Lima por la cuarentena, para viajar con once familiares al Cusco. Dicha nave fue abordada también por Juan de Dios Huamán Champi (Frepap) y Matilde Fernández (Somos Perú). Es decir, aprovecharon su condición de legisladores para beneficio propio y de sus familiares, dejando de lado a personas necesitadas.

Tal como ocurrió con estos legisladores en aquella ocasión, y ahora el caso de Marco Verde, sus colegas parlamentarios se han pronunciado porque sean derivados a la comisión de Ética para que determine las sanciones que correspondan. Sin embargo, el nuevo Congreso de la República hasta hoy no ha instalado la comisión de Ética, como tampoco la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales ni la comisión de Levantamiento de la Inmunidad Parlamentaria.

Esperemos que estas comisiones sean instaladas ya. La demora puede generar suspicacias por lo que estos grupos parlamentarios sirvieron en el disuelto Congreso para proteger y blindar a sus integrantes pese a las serias acusaciones que pesaban en su contra. Incluso con sentenciados por el Poder Judicial. No queremos que la historia se repita.