OPINIÓN | Luis Angeles Laynes: ¿lo que se hace se paga?

Fuerza Popular perdió el control de los órganos claves del Poder Legislativo.
30 Enero, 2019
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/01/popular.jpg

Lo que se hace se paga, reza un dicho que bien puede graficar lo que hoy vive el fujimorismo en el Congreso de la República, donde no solo ha perdido la mayoría parlamentaria sino también en el Consejo Directivo y en las comisiones una vez que se apruebe la recomposición de las mismas. En síntesis, con la renuncia de 18 legisladores, Fuerza Popular ha perdido el control de los órganos claves del Poder Legislativo y ahora protesta por decisiones de la presidencia tildándolas de arbitrarias e irregulares, tan igual como se les acusaba cuando conducían el Parlamento amparados en su abrumadora mayoría.

Hoy el fujimorismo protesta por lo que ellos mismos aplicaron cuando tenían el control pleno del Congreso, cuando dilataban investigaciones y blindaban a sus cuestionados parlamentarios, como el caso de Yesenia Ponce, que después de muchos meses terminó siendo suspendida. O el mismo caso Mamani, sobre quien recién se verá el levantamiento de su inmunidad solicitado por el Poder Judicial para procesarlo por el delito de tocamiento indebido contra una aeromoza.

El fujimorismo se resiste a perder la mayoría en el Consejo Directivo y por eso ayer presentó una cuestión de orden para que se reconsidere su número de integrantes en ese órgano del Legislativo, por considerar “irregular” la nueva redistribución porque no se basaría en la “proporcionalidad”. Sin embargo, el presidente del Congreso, Daniel Salaverry, lo desestimó e indicó que la Junta de Portavoces tomó un acuerdo político que ya fue ejecutado, por tanto la reconsideración es extemporánea.

Pero la adversidad pareciera haberse apoderado de Fuerza Popular y todo indica que su bancada seguirá reduciéndose más. Ayer, la congresista Maritza García formalizó un pedido, con el respaldo de más de 50 firmas, para que se permita la reincorporación en el Congreso de Kenji Fujimori, Guillermo Bocángel y Bienvenido Ramírez, bajo el argumento de que la máxima sanción que establece el reglamento del Parlamento es suspensión de 120 días, que venció en noviembre del año pasado.

No está claro si procede o no revertir la sanción que se les impuso en junio del año pasado, cuando se les suspendió en el ejercicio de sus derechos y deberes funcionales, en tanto dure el proceso penal que se les sigue por la presunta compra de votos para salvar de la vacancia a Pedro Pablo Kuczynski, en el denominado caso de los ‘mamanivideos’. El exoficial mayor del Congreso, José Manuel Elice, dice que solo una decisión política podría permitir el regreso de los tres legisladores. Y así como están las cosas, todo indica que eso se dará y la bancada naranja perderá tres curules más. El ocaso de la agrupación de Keiko Fujimori es cada vez más real.