OPINIÓN | Luis Ángeles Laynes: “Las leyes no se hacen por pataletas”

7 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/congreso-2.png

Lo ocurrido el domingo que terminó con la eliminación de la inmunidad parlamentaria y la del presidente de la República ha profundizado la crisis política que lleva a una reflexión, y es la forma en que el Congreso ha manejado las cosas.

Hasta la mañana del sábado en que concluyó la sesión plenaria del Congreso de la República, los llamados padres de la patria no habían aprobado la eliminación de la inmunidad parlamentaria, porque no alcanzaron los 87 votos que se requieren para la reforma constitucional, y habían dejado de lado la ley que prohíbe a los sentenciados por corrupción en primera instancia ser candidatos en futuras elecciones.

Es decir, no se eliminaba la inmunidad parlamentaria que fue ofrecida por muchos de los hoy congresistas cuando estuvieron en campaña electoral, y se permitía que sentenciados en primera instancia por delitos de corrupción postulen a la presidencia de la República, al Congreso o cualquier otro cargo de elección popular.

Esto último, era descarado porque decían que un sentenciado por corrupción, con menos de cuatro años de pena, sí podía ser candidato. Tan corrupto es el que le roba un millón de soles como el que roba un sol, por tanto, ninguna persona condenada por ese delito puede aspirar a ocupar un cargo en el Estado.

En cuanto a la eliminación de la inmunidad, no vamos a referirnos si está bien o mal, será cuestión de otro análisis. Lo que si se cuestiona es que tuvo que salir el presidente Martín Vizcarra, a dar un mensaje a la nación, para que los congresistas dieran marcha atrás, convoquen a un pleno y aprueben una fórmula diferente a la que pusieron en debate el viernes.

Los congresistas han tenido más de tres meses para analizar el tema de la inmunidad y emitir su dictamen en los términos producto del análisis reflexivo, y ese es el que se debatió en el pleno del viernes. Pero no, recibieron el golpe de la convocatoria del referéndum, para responder al caballazo y cambiar todo, sin discusión previa en comisiones, por eso los especialistas advierten su inconstitucionalidad. Esa no es forma de legislar.

Las leyes tienen que ser producto del análisis y de lo que sea favorable para el país, no producto de una pataleta. Hoy se cuestiona la calidad de los nuevos congresistas, pero quienes están en el Parlamento, y quienes fueron disueltos, son producto de la elección del pueblo. Que esto sirva de lección. Queda menos de un año para las próximas elecciones y los ciudadanos tienen que aprender a elegir sus autoridades. Porque las que tenemos, fueron elegidas por ellos.