OPINIÓN | Luis Angeles Laynes: “Elecciones 2021, tareas pendientes”

"No podemos lamentar ni cuestionar a quienes nos gobiernan, porque si están allí es porque nosotros los elegimos".
11 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/votación-elecciones.png

El 11 de abril del próximo año, es decir dentro de nueve meses, el país deberá elegir al presidente de la República que gobernará en el periodo 2021- 2026, pero esta elección debe ser diferente a las anteriores porque el Perú ya no puede seguir sumido en los graves problemas políticos, económicos y sociales que vienen desde décadas por la desidia de sus gobernantes que se dedicaron a otras cosas, menos atender las necesidades de la población.

La pandemia del coronavirus ha desnudado esa terrible realidad. El sistema de salud pública ha colapsado porque los gobiernos no invirtieron en hospitales, equipos, medicinas y personal médico.

No es posible que hoy estemos padeciendo la falta de camas UCI, oxígeno y medicinas. Ese es uno de los graves problemas que debe atender el próximo gobierno. Como  también el de educación, infraestructura, servicios de agua, desagüe y seguridad, por citar algunos.

Además, cinco millones de peruanos han perdido sus empleos. El tema de la delincuencia ya sobrepasó los límites y es la nueva pandemia que castiga a nuestro pueblo. Y el agua es otro pendiente.

No es posible que siendo el lavado de manos permanente requisito ineludible para evitar el contagio del Covid-19, millones de peruanos no tengan aún ese líquido vital para su cuidado.

Ya no caben lamentos. El próximo gobierno ya no puede echar la culpa a lo que no hicieron sus antecesores. Es obligación de todo gobernante resolver los problemas del país. Ya no vale mirar hacia atrás. De los gobernantes corruptos se encargará la justicia.

Tenemos que mirar para adelante y empezar a resolver los problemas. Pero antes, en estos nueve meses que faltan para las elecciones, quienes aspiren llegar a Palacio de Gobierno tienen que decirle al pueblo cómo van a resolver los problemas del país, qué programas y propuestas concretas tienen para hacerlo. Y de ello tienen que ser exigentes los electores.

Ya no se puede votar por el mal menor o por el candidato que le cae simpático. El electorado no solo debe evaluar las cualidades éticas, morales, profesionales y políticas de los candidatos.

Debe también exigir propuestas claras de cómo atender sus problemas y necesidades básicas. En la columna anterior decíamos que ese es el desafío de los ciudadanos de cara a las elecciones del 11 de abril.

No podemos lamentar ni cuestionar a quienes nos gobiernan, porque si están allí es porque nosotros los elegimos. No volvamos a equivocarnos. Meditemos bien nuestro voto desde ahora. Los advenedizos, aventureros y corruptos no deben volver más. Y eso depende de todos los peruanos.