OPINIÓN | Luis Ángeles: Ejemplo para los políticos

La selección bicolor es un ejemplo que debieran aprender nuestros políticos.
31 Marzo, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/03/LAYNES-EJEMPLO-politicos-exitosa.jpg

La selección bicolor es un ejemplo que debieran aprender nuestros políticos. Un equipo que se fijó un objetivo y trabajó con orden, estrategia, humildad y unidad de todos sus integrantes para alcanzarlo.

El triunfo de la selección peruana de fútbol por 2-0 sobre Paraguay, que nos permite jugar el repechaje para estar nuevamente en un mundial, no solo llenó de alegría a los 33 millones de peruanos, sino que dejó en claro, una vez más, a la clase política que cuando se hacen las cosas bien y en unidad, todo es posible.

La selección bicolor es un ejemplo que debieran aprender nuestros políticos. Un equipo que se fijó un objetivo y trabajó con orden, estrategia, humildad y unidad de todos sus integrantes para alcanzarlo. La victoria del martes lo ha dejado a un paso de lograr el ansiado pase a Qatar 2022.

Quizás te interese leer | Procuraduría: Estado cumplirá solicitud de Corte-IDH de suspender liberación de Fujimori

Con un director técnico como Ricardo Gareca que supo planificar la campaña para las eliminatorias, poniendo a los jugadores que deben estar en cada uno de sus puestos, y ellos respondieron con un solo corazón por el Perú, y con esfuerzo, pundonor, dejando todo en la cancha, se ganaron el cariño de la afición, que la noche del martes, desde las tribunas del Estadio Nacional y en cada rincón del país, alentó a todo pulmón a este puñado de héroes.

No importó si eran hinchas de Universitario, Alianza, Cristal, Cienciano, Boys o Municipal, todos se unieron en el solo grito de ¡Arriba Perú! Una gran muestra de que cuando se quiere sacar adelante al Perú, si estamos unidos, sí se puede, porque para alcanzar objetivos, como salvar al país de la grave crisis económica, sanitaria y de seguridad, no hay ideologías.

Es lo que deben aprender nuestros políticos, que persisten en la confrontación absurda, en lugar de fijarse objetivos claros y concretos, diseñar una agenda país para atender los graves problemas económicos, de salud, educación, falta de agua, de vivienda digna, de trabajo, de la terrible inseguridad producto de la creciente ola delictiva, falta de inversión para generar riqueza, entre otras muchas cosas por resolver.

El presidente Castillo debe dejar ya de lado ese discurso divisionista, de pobres y pitucos, de andinos y limeños, de victimizarse para justificar su ineficacia. Él ofreció convocar a los mejores peruanos para su gobierno, y hasta hoy lo que ha hecho es designar a ministros y funcionarios cuestionados, que no dan la talla para los puestos encargados. No se trata solo de recorrer el país como si continuara la campaña electoral.

Hay que hacer obra en cada uno de esos lugares. Ya sabemos cómo están los colegios, hospitales y centros de salud. No pedimos que se resuelva todo de la noche a la mañana. Sí, son males que nos han dejado los gobiernos anteriores, pero es necesario ir atendiéndolos a paso seguro, con programas, estrategias de gobierno que pareciera hasta hoy no los tiene. Mire el ejemplo de nuestra selección, y verá que sí se puede.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES