OPINIÓN | Lewis Mejía: “Sismos: ¿por qué es importante mantener la calma?”

"Debemos conocer que la ubicación del Perú en el Cinturón de Fuego del Pacífico -una zona altamente sísmica del mundo- hace prever que vamos a seguir padeciéndolo".
8 Enero, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/01/Mejia-sismos-Exitosa.jpg

Seamos realistas: a pesar de todas las recomendaciones y campañas, mantener la tranquilidad en un momento de peligro puede resultar una tarea más fácil de decir que de hacer.

Especialmente si nos toca vivir una experiencia como la del fuerte sismo que nos despertó la madrugada de este viernes pasado, y que todavía hoy comentamos.

Fue un movimiento telúrico de 5.6 grados de magnitud, sentido desde Barranca por el norte hasta Cañete al sur, probablemente también en San Mateo, en la carretera central, señaló el Instituto Geofísico del Perú (IGP).

A buena parte de los peruanos este “temblor”, como le llamaban nuestras abuelas, nos sorprendió acurrucados bajo las sábanas, y a otros recién levantándose para ir a trabajar.

Un remezón intempestivo no es para hacer bromas, y generalmente ocasiona en los afectados mucho nerviosismo, preocupación por uno mismo y sus seres queridos, y nada de tranquilidad.

Y, sin embargo, mantener la calma resulta fundamental para poder superar con éxito uno de estos eventos, que son frecuentes y que nos seguirán acompañando toda la vida.

Debemos conocer que la ubicación del Perú en el Cinturón de Fuego del Pacífico -una zona altamente sísmica del mundo- hace prever que vamos a seguir padeciéndolo.

Igualmente, tener claro que, aunque un terremoto parece durar una eternidad, son solo unos segundos de movimiento que raramente alcanza un minuto o algo más.

Calmarse evita ser dominado por el pánico, y nos ayuda a pensar en qué hacer, en organizarnos con las personas que nos rodean, en salir en orden y sin atropellarnos, y dirigirnos ordenadamente hacia la zona segura.

De nada ayuda si en lugar de mantener la tranquilidad nos dedicamos a gritar o llorar, porque lo único que haremos es alterar a todos y crear mayor caos entre quienes nos acompañan.

¿A dónde vas, atolondrado? Salir corriendo puede ser más peligroso que la emergencia en sí, si consideramos la presencia de muebles en la ruta, cristales rotos en el piso y otros obstáculos que podrían lastimarnos.

Lo mejor es aprender a vivir con los sismos y evitar salir corriendo presas del pánico, como lo que le ocurrió a un vecino del distrito de Chorrillos que saltó de un tercer piso y ahora, felizmente, se recupera de sus lesiones en un hospital al que nunca debió ir si… mantenía la calma.

  Más de Lewis Mejía:

OPINIÓN | Lewis Mejía: “Seguridad en las compras por Navidad”

OPINIÓN | Lewis Mejía: “Un arbolito de Navidad”

OPINIÓN | Lewis Mejía: “Los peligros de adelantar por la derecha”