OPINIÓN | Lewis Mejía: “Recuerda, la salud es lo primero”

"Todo eso podría repetirse con la anunciada segunda ola, que esperemos no llegue a golpear a nuestro país, pero ante el riesgo debemos estar listos y preparados".
19 Diciembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/12/lewis-mejia-Recuerda-la-salud-es-lo-primero.jpg

Eran las primeras semanas de la pandemia por el coronavirus o COVID-19, y la cantidad de emergencias médicas se multiplicaba minuto a minuto en todo nuestro país.


Las ambulancias del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (CGBVP) no se daban abasto para atender las innumerables llamadas al número de la Central 1-1-6.

Nuestros hermanos voluntarios, sobre todo los más jóvenes, todos con muy poco conocimiento ante este nuevo y altamente mortal virus, asumieron su papel y brindaron todo el apoyo posible a la comunidad.


Más de 1.500 resultaron contaminados por la enfermedad, y un total de 35 “Damas y Caballeros de Fuego” perdieron la vida en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales.

En la región Lambayeque y su capital Chiclayo cayó el propio Jefe Departamental de los Bomberos Voluntarios, contagiado en el cumplimiento del deber.

Puedes leer: OPINIÓN | Lewis Mejía: “160 años salvando vidas”

Y en Iquitos, los inmolados llegaron a ser casi media docena, incluyendo a una madre de familia que con su uniforme rojo se dio tiempo para encargarse de llevar alimentos a sus compañeros de guardia en las Compañías de Bomberos.

Todo eso podría repetirse con la anunciada segunda ola, que esperemos no llegue a golpear a nuestro país, pero ante el riesgo debemos estar listos y preparados.

Por eso, los Bomberos Voluntarios reiteramos la invocación a toda la ciudadanía, desde el empresario al comerciante del barrio, al taxista y al estudiante de instituto o universidad.

A la ama de casa que a la vez es madre trabajadora, al padre que se esfuerza diariamente por llevar el sustento a su hogar, a los abuelos y a los hijos, a la familia en pleno:

Cuídense en estas fiestas de navidad, utilizando sus mascarillas en todo momento y en todo lugar, evitando las aglomeraciones en los centros comerciales, renunciando a las fiestas de despedida y de saludo, y especialmente lavándose las manos con agua y jabón durante por lo menos 30 segundos.

Y sobre todo eviten generar situaciones de riesgo, como sobrecargar las instalaciones eléctricas, teniendo especial cuidado en la cocina a donde los niños no deben ingresar jamás.

Que esta nueva invocación de los hombres y mujeres de rojo sea un mensaje permanente que nos permita superar este momento de adversidad y seguir disfrutando de la buena salud, de la seguridad, y del amor de nuestros seres queridos.