OPINIÓN | Lewis Mejía: “La informalidad cobra otra víctima”

"Hagamos el esfuerzo, por la memoria del desdichado obrero fallecido y por el gran despliegue de medios tanto de Bomberos como de policías".
12 Septiembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/09/La-informalidad-cobra-otra-víctima.jpg

Después de casi tres días de intenso trabajo bajo situaciones de alto estrés y riesgo de vida, los Bomberos Voluntarios lograron ubicar el cuerpo de un obrero de construcción en un derrumbe en Lima.

El accidente había ocurrido inicialmente el pasado sábado, cuando una pared medianera se precipitó sobre una edificación que se construía a un costado. El muro que colapsó por la inestabilidad generada por la obra vecina arrastró a media casona con todo y sus habitantes. Y estuvo a punto de sepultar a cuatro trabajadores, aunque el quinto no logró escapar.

Las primeras investigaciones señalan que no se tenía licencia de construcción emitida por la municipalidad. Es decir, que los trabajos con fierro, cemento y ladrillos en ese predio de la cuadra 9 de la  avenida Abancay eran clandestinos.

La pregunta es por qué nadie se percató de lo que tras las puertas de metal se venía construyendo y que finalmente acabó con la vida de un padre de familia. Sin embargo, a la posibilidad de una deficiente supervisión y cálculos equivocados que generaron el desastre, se suma la irresponsabilidad del dueño del lugar.

También puedes leer: ¡Lamentable! Confirman muerte de obrero sepultado en quinta de Cercado de Lima

Las lecciones que esta tragedia nos ofrece son la necesidad de llevar a cabo una inspección más activa y cuidadosa por parte de las autoridades. De contratar con profesionales de la ingeniería civil y arquitectura capaces de hacer las cosas bien sin poner en peligro a las personas. Y sobre todo la importancia de cumplir con los parámetros de edificación que señala la ley y trabajar en un ambiente de seguridad.

No es la primera vez que ocurre un derrumbe con tales características en nuestro país, pero esperamos que sea el último.

Hagamos el esfuerzo, por la memoria del desdichado obrero fallecido, por el gran despliegue de medios tanto de Bomberos como de policías, personal del Ministerio de Salud y de la propia comuna metropolitana. Y por la necesidad de hacer del Perú un lugar más seguro para vivir y previsor ante los accidentes.