OPINIÓN | Lewis Mejía: “Comedores populares en alerta”

"Y ya que hablamos de luz, las conexiones eléctricas expuestas o precarias podrían generar una descarga o un corto circuito".
30 Mayo, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/05/comedor-popular.png

Los comedores populares, multiplicados en casi todo nuestro país debido a la crisis ocasionada por el coronavirus o COVID-19, están brindando el necesario alimento para muchas familias de escasos recursos, y eso está bien.

Especialmente en los asentamientos humanos y zonas populares, donde los pobladores se reúnen en torno a las cocinas vecinales, muchas veces improvisadas, para colaborar todos en la preparación de los platillos.

Pero cuidado. El esfuerzo de llevarse un pan a la boca tiene sus riesgos vinculados a los incendios, por lo que se hace necesario recordar las medidas de prevención para evitarlos.

En primer lugar, la zona debe estar limpia y ordenada, sin obstáculos en el camino que más tarde, en plena elaboración del desayuno o el almuerzo, pueda provocar un tropezón o una caída. Lavarnos las manos con agua y jabón durante por lo menos 20 segundos se hace indispensable.

De igual manera, debemos evitar la acumulación de material inflamable -botellas, cajas de cartón-. Es necesario brindar la adecuada iluminación y la ventilación al lugar.

Y ya que hablamos de luz, las conexiones eléctricas expuestas o precarias podrían generar una descarga o un corto circuito. Un electricista amigo puede ayudar.

La cocina misma, sea ésta a gas licuado de petróleo (con balón) o a kerosene, e inclusive a leña, deben estar en buen estado de operatividad, lo que significa revisar previamente las válvulas, mangueras, conexiones, hornillas, tuberías y demás accesorios.

Mucho cuidado con los cuchillos, trinches y otros utensilios con filo o punzo cortantes que sirven para la preparación, y que en un descuido podrían generar cortes y otras lesiones a los cocineros.

Y en cuanto a las teteras, ollas y sartenes, deben estar ubicadas de tal forma sobre la hornilla que sus asas no se enganchen, o puedan volcar su contenido caliente.

La cocina es un lugar al cual los niños no deben ingresar, pues los riesgos de cortes y quemaduras son altos. Igualmente, aquellas personas con una discapacidad o adultos mayores que no puedan valerse por sí mismos.

Contar con un extintor a la mano puede ser difícil en estos tiempos de restricciones, pero podemos tener un cilindro o unos baldes con arena para sofocar el fuego si la cocina se inflama.

Todos podemos evitar los accidentes. Solamente hay que estar organizados para saber quién hará qué en caso se inflame la cocina. Y lo principal: en caso de emergencia, mantener la calma nos puede salvar la vida.