OPINIÓN | Lewis Mejía: “Cocinando en casa”

"Tener el ambiente donde se va a cocinar completamente limpio, ordenado, iluminado y debidamente ventilado".
5 Septiembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/09/Cocinando-en-casa.jpg

Las medidas de bioseguridad para evitar el contagio con la Covid-19 se mantienen, y eso significa cumplir con el distanciamiento social, no visitar a los familiares más vulnerables y quedarnos en casa los domingos.



Este escenario complejo para la salud ofrece, sin embargo, una posibilidad de reforzar la integración del núcleo familiar, es decir los padres con sus hijos compartiendo el hogar.

Como hoy ya no hay diferencia alguna en cuanto a quién puede o debe cocinar, pues tanto los varones como las damas tenemos las mismas responsabilidades en casa, alistar el almuerzo del domingo puede convertirse en una situación divertida si todos ponemos manos a la obra.


Pero de una manera segura, porque para preparar los alimentos es necesario acudir, además de los ingredientes, a elementos que pueden generar un riesgo de accidente. Como las cocinas a gas licuado de petróleo (GLP), a gas natural, o a kerosene, e inclusive las que se alimentan de leña y el carbón, que se siguen utilizando en muchos hogares de nuestro país.

Si vamos a cocinar, debemos conocer las medidas de prevención para evitar la inflamación de la sartén, el escape de combustible o quemaduras.

Por ejemplo, si se inflama la sartén, mantén la calma, cierra la llave del gas o apaga la hornilla rápidamente, y coloca una tapa de una olla más grande para ahogar las llamas.

Una condición fundamental antes de empezar con las preparaciones es tener el ambiente donde se va a cocinar completamente limpio, ordenado, iluminado y debidamente ventilado.

Un lugar oscuro, sin ventilación, desordenado y sucio significa una alta posibilidad de que en algún momento ocurra un accidente o una intoxicación.

Los utensilios, como cuchillos, pelapapas y trinches, deben estar en su sitio y con el lado afilado o las puntas debidamente protegidos para evitar pinchazos y cortes accidentales.

Ollas, cacerolas y sartenes también deben tener su lugar definido dentro de la cocina, de preferencia en la parte baja.

Y en el caso de los platos, vasos y otros elementos del manaje, irán guardados dentro de sus anaqueles con las puertas cerradas, de tal manera que en caso de un sismo no nos vayan a caer encima.

La ventilación en la casa es clave para disipar aromas, humos e inclusive los gases tóxicos propios de la combustión de una parrilla, por lo que se recomienda tener una ventana que pueda abrirse para permitir, además, el pase de la luz natural.

Un buen sistema de iluminación eléctrico es clave, y ya que hablamos del tema, también es necesario revisar el buen estado de los tomacorrientes en la pared, y los enchufes de licuadoras, batidoras y demás equipos.

Los fósforos y encendedores deben colocarse a la vista, sobre una repisa limpia despejada de otros objetos para su rápida ubicación, y a la vez lejos de las travesuras infantiles.

Y hablando de niños, vamos a reiterar una y mil veces la necesidad de impedir que ingresen a la cocina bajo ningún motivo, razón o circunstancia pues eso los pondrá en peligro de quemarse, cortarse o pincharse.