OPINIÓN | Julio Schiappa: “Sandra Paico”

"Sandra es una abogada de San Marcos, trabajadora del Ministerio Público, pero ante todo es una extraordinaria activista y líder".
27 Mayo, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/05/canastas-2.jpg

Hay historias que son un estilete en el cerebro y el corazón. Es el caso de Sandra Paico la organizadora de “Cuarentena sin Hambre”, un movimiento dedicado a dar de comer a los pobres con puras donaciones y trabajo voluntario.

Sandra es una abogada de San Marcos, trabajadora del Ministerio Público, pero ante todo es una extraordinaria activista y líder. Ha formado una red que ha ido a buscar a los pobres en los cerros de la desesperanza, que rodean Lima.

Lleva alimentos esenciales a familias que no tienen un sol para alimentarse. A los bolsones de pobres que han quedado desempleados y para los que la cuarentena es un presidio a pan y agua.

Natural de San Ignacio, Cajamarca, cuenta su historia en un canal de televisión, que yo, aburrido por la cuarentena he zapeado por accidente. Pequeña de estatura, vestida con un polito verde y jeans, desgrana, con total naturalidad un relato increíble.

Empezó dando de comer a indigentes de la calle en el Cercado, donde vive. Eran5 platos, al día siguiente eran 7, hasta que las entregas fueron de víveres en muchos puntos de Lima, conforme la crisis extendía el hambre.

De voluntarios de su grupo familiar paso a reclutar alumnos, exalumnos y profesores de la Universidad Decana de América. Hoy, trepa sus safaris umanitarios con sanmarquinos que cargan pesados bultos a las cumbres peladas donde habitan agradecidas familias.

Todo a pulso, con trabajo voluntario, y ese brillo en el rostro de Sandra que no permite remolones

en su causa. Justamente, lo que a la pequeña Sandra le sobra es liderazgo, pocas veces he visto en una televisora a nivel nacional, una voz tan clara para explicar un proyecto social.

Narró su experiencia personal como estudiante pobre, residente de la Residencia Universitaria y comensal del Comedor que llaman “la muerte lenta”. Estudiante con fotocopias, porque no tenía para libros, viajera en los destartalados buses sanmarquinos, Sandra es una de esas miles de estudiantes provincianas que solo en San Marcos pueden lograr ser profesionales.

Ninguna casa de estudios superiores en la capital ofrece alojamiento, alimentación y transporte, como la Cuatricentenaria. Preguntada por la razón que la llevó a fundar Cuarentena sin Hambre, señaló que ella había vivido el hambre y estar sin techo siendo una estudiante pobre, por eso comprendía la necesidad de la gente y había decidido limitar el hambre de este encierro sanitario.

Por si fuera poco, contó otro proyecto social: ayuda para estudiantes desalojados de sus cuartos durante la cuarentena. Había ya juntado algunos miles de soles para impedir que vivieran en las calles.

Enfrentó algo que los burócratas no han alcanzado a comprender, quedarse sin alojamiento en Lima, es un riesgo de vida. El apellido de Sandra es Paico, homónimo de una hierba que produce un té que cura dolores de todo tipo en los Andes.

Ella es ahora el Paico de los pobres, una voz poderosa en los cerros de Lima.