Opinión | Julio Schiappa Pietra: “No son 30 pesos, son 30 años”

Consultor político
23 Octubre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/10/Sin-título-1-149-1280x720.png

Durante un largo tiempo, Chile fue un faro de estabilidad y prosperidad en Sudamérica. Lo sucedido estos meses demuestra que la prosperidad no siempre es igual a satisfacción de los ciudadanos.

Viendo el ‘Santiagazo’ por CNN Chile me llamó la atención un cartel que resume el cuestionamiento al modelo económico: “no son 30 pesos, son 30 años”. Frase feliz que resume la esencia de las protestas. Claramente  se trata de una reacción de resentimiento y una exigencia de respeto a la dignidad de los maltratados emocional y económicamente por un sistema desigual.

Francis Fukuyama, un pensador de Harvard, dice que estos movimientos por la dignidad y la identidad, basados en factores subjetivos de descontento, son la esencia de los movimientos sociales de la era de la globalización. No meras reivindicaciones económicas (los 30 pesos de aumento del Metro) sino al maltrato sufrido por el sistema (30 años, 24 de la Concertación). Y los protestantes, en su mayoría, serían de la inmensa clase media mapochina, que siente que el sistema trabaja para los ricos y los pobres, dejando desatendidos a los sectores medios.

Una poco prudente frase de Piñera encendió aún más las protestas.

No se conocen medidas propuestas por el presidente de Chile que permitan señalar una solución que dé esperanzas de cambio a los protestantes. El llamado de Piñera a reuniones con los partidos políticos y ciertos líderes sociales, aparece como una respuesta tradicional para protestas que no tienen líderes, que se convocan por Internet y que no poseen un aparato político para negociar con el Estado.

La expansión económica constante en las últimas dos décadas le ha dado a la nación la clase media más grande y una de las tasas de pobreza más bajas en la región. Pero la alta desigualdad es prácticamente igual, de acuerdo con el Banco Mundial (BM). 2.7 por ciento de los ricos ganan el 47% de los ingresos del país.

Un gobierno y un sistema que parecen haberse congelado, incapaces de generar reformas audaces para la población de Chile, pueden abrir paso a nuevas crisis. Sus líderes deben recordar la frase “no son 30 pesos, son 30 años”.