OPINIÓN | Julio Schiappa: “Navidad con Robocops”

"Absurdo, inhumano y violatorio del derecho a ganarse la vida en medio de la más cruel crisis del presente siglo. Se les trata como peruanos de tercera".
6 Enero, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/01/chiappa-Navidad-con-Robocops.jpg

Durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, hordas de Robocops atacaban en todas las ciudades del Perú a miles de informales y desocupados que ocupaban las calles. El pretexto: impedir que los ambulantes dispersen el Covid-19 vendiendo en las calles.


Los municipios, encargados de la represión, contaban con un fondo de 156 millones que les otorgó el gobierno central para desalojar a los ambulantes. El dinero era para llevar a cabo desalojos planeados antes de la pandemia.

Las autoridades de varios municipios, inmunes al pedido desesperado de los trabajadores de las calles, para salir a vender, igual decidieron seguir adelante con el plan.


Melanio Albites es un “Mañanero”, nombre de los ambulantes que trabajan solamente de 4 a 9 de la mañana. Nos dice que, a este sector del mercado informal, acuden cientos de proveedores que venden desde ropa hasta piezas para maquinaria ligera. Vienen a comprar sus colegas de Gamarra y de decenas de mercados de los cuatro sectores de Lima. Vienen al madrugador mercadillo también comerciantes de todo el Perú que bajan y suben de buses que vienen del sur y norte chico, así como de ciudades cercanas como Ica o Huancayo.

El de los mañaneros, es un comercio intenso y al paso, de pocas horas y que no contamina ni ocupa permanentemente las calles. Estos vendedores solo usan mochilas y algunos enseres portátiles, generalmente sin ensuciar las calles como sí lo hacen los que venden alimentos. Se les persigue como si fueran una invasión extraterrestre, con estos huachafos uniformes copiados de los Robocops. Y una parafernalia represiva, que incluye carros y personal municipal para decomisar su mercadería.

Absurdo, inhumano y violatorio del derecho a ganarse la vida en medio de la más cruel crisis del presente siglo. Se les trata como peruanos de tercera.

¿Cuál es la lógica de realizar estos operativos contra los ambulantes en plena pandemia y cuando más de 2 millones de peruanos se han quedado sin empleo y 4 más, que ya eran informales, están en una situación precaria? La lógica es el cumplimiento de las leyes que prohíben trabajar en las calles de todo el Perú. Sin tomar en cuenta que millones de víctimas de la crisis necesitan el alivio temporal o la actividad continua de la venta callejera.

Han hecho pasar una Navidad y Año Nuevo a palos a miles de ambulantes, demostrando que los alcaldes son tan malas autoridades como otros odiados representantes del pueblo.