OPINIÓN | Julio Schiappa: “Los principios de Gareca y el Perú”

"Hay que aplicar el pensamiento de Gareca, más importante es ganar en el Perú que en Qatar".
14 Octubre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/10/Julio-Schiappa-opinión-Los-principios-de-Gareca-y-el-Perú.jpg

¿Puede el futuro del Perú ser diferente para evitar irnos al abismo que une pandemia, recesión, descontento social y mal gobierno, y que hoy nos amenaza?



Yo creo que sí, pero solo si se adopta el método Gareca, que se resume en: acuerdo y conocimiento de la estrategia, mando unificado, estricto juego en equipo, reglas claras que valen de capitán a volante, uso del talento de todos, audacia en la ofensiva, respeto a la capacidad ejecutiva del líder, dejando de lado ese estilo desestructurado y anarquista que caracteriza a la cultura política del país.

 ◼  Estrategia única

La estrategia traza los pasos a seguir para llegar a un objetivo. Una estrategia como la de Gareca recomienda defender el campo propio y penetrar el del adversario, evitando que el adversario tome nuestra área chica y el arco. La soberanía en la cancha es igual a la de los países. Aquí, a veces, usamos la camiseta del rival. La estrategia única es la base del poder de los países y de sus estados.


 ◼  Mando unificado

Los ejemplos de gobiernos exitosos se basan en un poder institucional que todos aceptan. Hay un pacto social, confianza y objetivos que comparten el interés de gobernantes y gobernados. Una república se basa en el derecho, que protege a todos y brinda seguridades esenciales para la vida de cada persona. Esa es la esencia de la democracia y el centro de los valores republicanos, establecidos hace 2,000 años por griegos y romanos.

Todos juegan en equipo, todos tiene talentos e intereses diferentes, cuando se trata del interés de la nación.

Un mando unificado, basado en el acuerdo del equipo, es la base del pensamiento de Gareca. También de la república democrática.

 ◼ Talento y audacia

La audacia de todos los líderes políticos de salir a la calle y unir al pueblo en una sola causa, ante el fraude del 8 de abril del 2000, fue una acción simbólica de extraordinaria eficacia. Acabó con la dictadura de Fujimori. Pero los líderes políticos no supieron unir la nación detrás de una causa. No formaron una alianza que construyera un equipo de gobierno, desperdiciaron el talento y la audacia puesta en juego por su pueblo

Hay que aplicar el pensamiento de Gareca, más importante es ganar en el Perú que en Qatar.