OPINIÓN | Jorge Tineo: “Bob Marley: La leyenda sigue viva”

"Sus sencillas letras de amor, esperanza en el mañana y solidaridad con los marginados, inflamaron el imaginario colectivo mundial".
11 Mayo, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/05/bob-marley.jpg

Cuando falleció, un día como hoy en 1981, en Miami, tenía solo 36 años. El máximo exponente del reggae y profeso del rastafarianismo -interpretación libre de la Biblia que conecta a Jamaica con su casa matriz, África- inició su ascenso a la categoría de leyenda con unos multitudinarios funerales oficiales en Kingston, presididos por Edward Seaga, entonces Primer Ministro de la isla caribeña.


Marley se convirtió en símbolo cultural de su país y fue, más que un músico exótico, un sacerdote, una conciencia social andante, una fuerza chamánica auténtica, creíble.

Sus sencillas letras de amor, esperanza en el mañana y solidaridad con los marginados, inflamaron el imaginario colectivo mundial. Su mensaje continúa vivo e inalterable, aun cuando el evangelio musical creado por él -y otros pioneros del reggae- se haya degradado hasta alcanzar su más abyecta putrefacción, el reggaetón.


Trece álbumes en estudio y dos en vivo dejaron canciones inolvidables como No woman, no cry, I shot the sheriff, Three little birds, One
love, Is this love o la archiconocida Buffalo soldier -lanzada póstumamente en 1983.

Y su magnética aura, capaz de convocar a la unidad con solo levantar el brazo y agitar sus dreads, encabezó uno de los cultos religiosos más coloridos de nuestra historia moderna.

Robert Nesta Marley (1945) no fundó el rastafarianismo ni inventó el reggae pero es responsable absoluto de la popularidad global de ambos. Su discurso hizo conocidos términos del habla rasta como Jah (Dios), Babylon (el mundo occidental), Zion (la tierra prometida) y, por supuesto, la ganja (marihuana), cuyo consumo –dicen los rastas- garantiza la elevación espiritual.

Tuvo nueve hijos, cuatro con Rita, su esposa desde 1966, y cinco con otras mujeres. Y era un obsesivo jugador de fútbol. Antes de llegar a Inglaterra en 1972, The Wailing Wailers eran Bob Marley, Peter Tosh y Neville “Bunny Wailer” Livingston, trío que cantaba clásicos de R&B/soul mezclados con ska y rocksteady, antecedentes saltarines del acompasado reggae que todos conocemos.

Bajo la producción de Chris Blackwell, fundador de Island Records, Bob Marley & The Wailers alcanzaron fama mundial con su sonido jamaiquino. En 1974 nació la versión definitiva de The Wailers: Aston Barrett (bajo), Carlton Barrett (batería), Al Anderson, Junior Marvin (guitarras), Tyrone Downie (teclados), Al Patterson (percusión) y las coristas Rita Marley, Judy Mowatt y Marcia Griffiths, las IThree’s.

Su muerte generó múltiples teorías conspirativas acerca de cómo contrajo el melanoma cancerígeno que hizo metástasis por su negativa a someterse a la amputación de la zona afectada (pie derecho), por razones religiosas.

Marley no dejó testamento, pero su fortuna siguió creciendo con los años. La revista Forbes lo colocó en sexto lugar en su ranking de “celebridades muertas millonarias” del 2016.

Sus fotos son reproducidas en “cientos de miles de polos, billeteras, posters, sombreros, skates, maletas, etc.” (The New Yorker, 2017). Y Legend, LP recopilatorio lanzado en 1984, sigue en la lista de los cincuenta álbumes más vendidos de todos los tiempos.