OPINIÓN | Jorge Solís: “La ambivalencia del discurso en tiempos de incertidumbre”

"... el país no espera 'sepulcros blanqueados' sino propuestas fidedignas sobre el derrotero económico político y social".
2 Julio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/Solis-tiempos-incertidumbre.jpg

Al parecer la suerte está echada, y el gobernante del Bicentenario sería Pedro Castillo, quien hasta ahora no ha tenido un mensaje claro respecto a los fundamentos económicos que signarán su eventual gobierno, el país no espera “sepulcros blanqueados” sino propuestas fidedignas sobre el derrotero económico político y social.


Por un lado, Pedro Castillo expresa públicamente su propósito de que el señor Julio Velarde permanezca al frente del BCR y, por otro, sus adláteres sostienen como máxima del gobierno de Perú Libre, el cambio del modelo económico, vía una asamblea constituyente, sancta sanctorum de su ideario; siendo así, la propuesta sabe a chicharrón de cebo.

El vicepresidente del Grupo de Riesgo Soberano de Moody´s, Jaime Reusche, señala que es clave fortalecer las políticas públicas en el Perú, más que cambiar el modelo económico, para mantener la calificación A3 con perspectiva negativa, las otras clasificadoras de riesgo soberano comparten la misma preocupación por la incertidumbre que vive el país.


Pero sigue lloviendo sobre mojado, cuando se anuncia que se revisarán los contratos ley, se impulsará una segunda reforma agraria, se descentralizará el Ministerio de Economía, se dimensionará el estado, se gravará más a las compañías mineras, justificado por el superciclo del precio de los commodities y, principalmente, el cobre; situación que desalentaría y expatriaría las inversiones hacia mercados más predecibles y auspiciosos.

En estas circunstancias, vale releer la historia, el académico Luis Felipe Zegarra, en el compendio de Historia Económica del Perú, que integra la obra publicada por el Banco Central de Reserva del Perú y el Instituto de Estudios Peruanos titulada La economía peruana entre la Gran Depresión y el Reformismo Militar 1930-1980, afirmaba: “La teoría económica nos señala que las condiciones internacionales y las políticas macroeconómicas influyen en el desempeño de una economía abierta y pequeña. En economías de este tipo, el impacto de los precios internacionales de las exportaciones es usualmente significativo. Ante mayores precios de las exportaciones, su valor aumenta, lo que incrementa el flujo de divisas en la economía y los ingresos fiscales. La abundancia de ingresos fiscales le permite al gobierno aumentar el gasto fiscal, tanto el gasto corriente como la inversión pública. Las tasas de inversión privada también aumentan cuando los términos de intercambio son favorables. Si estas condiciones internacionales se combinan con políticas de fomento de la inversión privada, incluyendo el control del déficit fiscal y de la inflación, los resultados económicos suelen ser positivos. Con mayores niveles de gasto corriente y de tasas de inversión privada y pública, tanto la demanda agregada como la oferta agregada crecen a tasas considerables. La producción nacional y los ingresos, entonces, logran así alcanzar mayores e importantes tasas de crecimiento”.

  Más de Jorge Solís:

OPINIÓN | Jorge Solís: “Las mypes y la agenda del próximo gobierno”

OPINIÓN | Jorge Solís: “Nuestra economía en el contexto mundial, el ciclo se repite”

OPINIÓN | Jorge Solís: “La economía en tiempos de incertidumbre”