OPINIÓN | Carlos Jaico: “Vacuna contra el Covid-19: un bien público para la humanidad”

"Así como el coronavirus ataca, independientemente de la posición social o lugar de residencia, la vacuna también debería llegar sin distinción".
27 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/vacuna-covid-opinión-.png

Según la universidad Johns Hopkins, estamos llegando en el mundo a 24 millones de contagiados por el Covid-19. Este número aumenta vertiginosamente tanto como los decesos, que ya se cuentan por cientos de miles.



Por su parte, las economías mundiales, más aún las de países en vías de desarrollo, han sido golpeadas directamente y con especial virulencia, haciendo entrar a la humanidad en un periodo de recesión sin precedentes con consecuencias impredecibles. Sectores económicos clave como el turismo, el transporte aéreo, las industrias manufactureras y el comercio han debido cerrar sus puertas de manera abrupta, provocando el desempleo de millones.

Los bancos centrales se han visto obligados a desembolsar sus ahorros para atenuar los efectos de la parálisis económica. Colmo de males, el Covid-19 no es un virus cualquiera por su alta y silenciosa contagiosidad. Así, con la apertura de fronteras, el virus verá facilitado su desplazamiento, pudiendo fácilmente transmitirse a una ciudad o país que no había experimentado contagios. En suma, nadie sabe dónde podrá contraerlo ni mucho menos quién es portador asintomático.


En estas circunstancias, la única salida es que la vacuna sea producida y, enseguida, distribuida a nivel mundial. No deberá dejarse ningún lugar del planeta sin vacuna porque, donde no llegue el peligro del rebrote estará latente sumiendo a la humanidad en el confinamiento, una y otra vez, por tiempo indefinido.

Va de sí que esta vacuna tendrá un costo, pero la pregunta es: ¿Podrán pagarla los países en vías de desarrollo cuyas economías y población están exangües? Además, si al comienzo de la crisis sanitaria hubo una lucha entre naciones amigas por adquirir mascarillas o geles, ¿Qué conflictos podemos esperar el día que tengamos una vacuna? Por lo que se conoce, la poca oferta y la gran demanda podrían también elevar su precio hasta hacerlo inaccesible, dejando a millones sin vacuna y con amenaza de pandemia a la vuelta de la esquina. Este riesgo abona en el sentido de las opiniones que ya se han expresado, para que la vacuna sea un bien público mundial, con indemnización a los laboratorios, pero sin patente para permitir su producción genérica en cada país.

Así como el coronavirus ataca a los seres humanos, independientemente de su posición social o lugar de residencia, la vacuna también debería llegarles sin distinción. Globalicemos la solidaridad. Es allí donde estaríamos recuperando el verdadero sentido de la palabra Humanidad.