OPINIÓN | Giovany Rocío: “Los aliados del Covid-19”

"Están 100% expuestos a un rápido contagio, empezado que somos quizás la única capital del mundo que no subsidia su transporte".
23 Julio, 2020
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/transporte-público.png

Para millones de personas, en su mayoría gente que pertenece a la PEA (Población Económicamente Activa), es sumamente necesario ser parte activa de una ciudad en la que desde los años 60-70 ha crecido sin ningún sentido de proyección como es Lima.


Están 100% expuestos a un rápido contagio, empezado que somos quizás la única capital del mundo que no subsidia su transporte. El año pasado en Suiza, visitando a una fábrica que produce trenes, veía cómo realizaban una entrega para lo que sería el tren de Cochabamba Bolivia.

Una ciudad que tiene el 50% de habitantes que tiene San Juan de Lurigancho. Actualmente los altos índices de corrupción a los que se ha visto envuelto nuestro país ponen a nuestra ciudad encabezando como la ciudad del contagio en el mundo y primera exportadora de la enfermedad.


Lo primero es el transporte público, desde la proliferación de las famosas “combis” producto de que el gobierno de Alberto Fujimori y sus políticas de importación de autos usados, hizo quebrar a ENATRU PERÚ.

Hoy esos pequeños autos son un gran aliado del contagio, pero no solo transportándose. Es imposible pensar que los paraderos “autorizados” fueron siempre una bomba de tiempo, imagínense ahora.

Otro tema puntual, es que Lima ha crecido partiendo de la proliferación de centros poblados, la urgente necesidad de vivienda ha hecho crecer Lima, más al norte que al sur sin ningún sentido de ciudad.

También puedes leer: “Apoyamos marcha contra la usura y no dejaremos que familias quiebren”

Por otro lado, producto de la corrupción y el negociado de los peajes, Lima tiene paradójicamente una vía de evitamiento que no evita absolutamente nada, esto se orquestó en el 2009, pero se concretó en el 2012-2013 como se puede ver en los millones que repartió Odebrecht, OAS y cientos de miles dados por Graña&Montero.

Sumarle que desde cuando en Lima no se construyen hospitales públicos, a excepción de algunas nuevas alas que ha hecho el Rebagliati y el nuevo Hospital del Niño, nuestros grandes hospitales tienen más de 50 años.

Sin duda alguna, este virus está mostrando que nuestra ciudad sufría y sufre de varios males, que quizás hoy por hoy el único argumento que tenemos contra él, es la sinceridad de los peruanos que viajan a las provincias, hace unos días falleció una persona que se trasladaba a provincia.

Seguro que llenó previamente su declaración jurada que no le pasaba nada. Hoy Lima se mueve y con ello la enfermedad. Ojalá imitemos más comportamientos de solidaridad y sinceridad en estos críticos momentos.