OPINIÓN | Gino Pomar: “Y casi fue campeón en el Madison”

"Años después, en una ceremonia, Mancini le confirmó a 'Romerito' que ya no iba a salir a pelear el décimo asalto porque el médico le dijo que pararía la pelea".
16 Septiembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/09/Y-casi-fue-campeón-en-el-Madison.jpg

Aquel 15 de setiembre de 1983, en pleno corazón de Manhattan, en Nueva York, se desarrollaba una pelea por un título mundial en el Madison Square Garden, conocido como “La Catedral del Boxeo”, escenario donde pelearon grandes como Muhammad Ali, Sugar Ray Leonard y Mike Tyson. El coliseo abarrotado esa noche por más de 20 mil aficionados tenía en una esquina del ring al estadounidense, al memorable Ray “Boom Boom” Mancini, campeón mundial de peso ligero (61 Kg) de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB); y en la otra, a nuestro campeón Orlando Romero, el valiente, talentoso y querido “Romerito”.

Fue exactamente hace 37 años, pero Romero nos lo recuerda como si fuera ayer:

-Estuve a punto de ganar por knockout en el cuarto asalto, luego en el noveno en un intercambio de golpes quise tumbarlo, pero calculé mal y recibí un cruzado de izquierda a la mandíbula que me mando a la lona.

¿Qué paso antes?

-Llegue a Nueva York 2 meses atrás para entrenar y faltando poco para enfrentar a Mancini recibo como sparring a un joven llamado Vinni Pazienza. Nos sorprendió porque parece que fue a pelear conmigo por la corona mundial. Era muy duro y peligroso para nosotros que nos preparábamos para la pelea.

Pazienza 3 años después fue campeón mundial de los pesos ligeros y luego en varias categorías más. Las peleas por los campeonatos traen mucho de por medio.

-Si. Inclusive las noches previas al combate recibíamos en nuestra habitación del hotel llamadas donde nos decían de forma amenazante que en el primer round yo debía caer o que no debía pasar del tercero. También recuerdo que al terminar la pelea nos enteramos de que el médico a cargo de ella había advertido a la esquina de Mancini que ese noveno round sería el último para él, estaba muy inflamado del parpado izquierdo, pero sobre todo muy cortado de la ceja izquierda. Era el último round y casi fui campeón en el mismo Madison.

Años después, en una ceremonia, Mancini le confirmó a “Romerito” que ya no iba a salir a pelear el décimo asalto porque el médico le dijo que pararía la pelea. Nuestro campeón se retiró a los pocos años del boxeo y hoy vive en Madrid donde administra su propio restaurante. Visita de vez en cuando los gimnasios y también espera visitar a su familia en su natal Trujillo ni bien suenen las campanas de reinicio para vuelos internacionales.

Otra figura de nuestro boxeo en los ochentas fue Fernando “Rocco” Castro, el huaralino de fuerte pegada, campeón latinoamericano un 17 de setiembre de 1981, que siendo número 1 del ranking mundial se quedó sin pelear por el título de los pesos welter. Pero eso será motivo de otra columna.