OPINIÓN | Gino Michelini: “Suspensión del IGV, una medida polémica e intrascendente”

"El exonerar del Impuesto General a las Ventas (IGV ) a los bienes de primera necesidad es una medida que a todas vistas, NO va a beneficiar a los sectores más necesitados".
15 Abril, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/04/Gino-Michelini-Suspensión-del-IGV-una-medida-polémica-e-intrascendente-Exitosa.jpg

La suspensión del Impuesto Selectivo al Consumo fue una medida propuesta antes de las protestas en esta columna y en sendas entrevistas con Nicolás Lúcar. Es más, consideramos que también se debería eliminar el Impuesto al Rodaje, lo cual debería ejecutarse a la brevedad.

Luego de las marchas de la población, cansada de la situación política y económica donde el pedido era que “se vayan todos”, en tiempo récord y en un consenso nunca antes visto, aprobaron la exoneración del Impuesto General a las Ventas (IGV). El exonerar del Impuesto General a las Ventas (IGV ) a los bienes de primera necesidad es una medida que a todas vistas, NO va a beneficiar a los sectores más necesitados por las siguientes razones: 1) El exonerar del IGV a los bienes de primera necesidad no significa que la reducción del precio sea traslado al usuario final, el beneficio puede ser trasladado en su totalidad, en parte o simplemente no ser trasladado al consumidor y quedarse en el punto de venta, pues no se pueden fijar precios ya que no hay control de los mismos, por estar bajo una economía de libre mercado. 2) El exonerar del IGV a los bienes de consumo implica para su sostenibilidad que el beneficio sea aplicado a toda la cadena, porque si solo se considera la exoneración al distribuidor que le vende al punto de venta, este tendría que absorber la reducción del IGV, ya que no podría usar el crédito fiscal, por tanto, se vería seriamente perjudicado, y no tendría otra opción que subir el precio con lo que la medida no tendría sentido. Es muy complicado determinar qué insumos de la cadena comercial tendrían que ser exonerados y podría ser mal utilizado como elusión tributaria. 3) Este tipo de exoneración es una subvención ciega, beneficia a todos los consumidores, cuando el público objetivo son las personas de menos recursos, la población con mayor ingreso consume más, y por ello serían los más beneficiados, es decir, la mayor parte de los recursos dejados de recaudar por la exoneración del IGV irían a subvencionar a los sectores económicos con mayores ingresos.

También puedes leer: OPINIÓN | Dennis Falvy: Esto no es nada bueno para Shangái

Por lo expuesto, la exoneración del IGV no va generar mayores beneficios a la población más necesitada, es una medida “para la tribuna” que va a traer más problemas cuando el ciudadano de a pie vea que una vez más fue engañado y esto puede traer consigo una explosión social con consecuencias insospechables. Está claro que la norma fue consecuencia del miedo al grito de la población “que se vayan todos”, sin ningún análisis serio.

La solución es un subsidio directo, mediante bonos para el consumo de alimentos, la población más necesitada está identificada, de este modo, el gasto fiscal sería menor y el beneficio sí sería recibido por la población objetivo. El beneficio debe ser focalizado. Felices Pascuas!!

Más información: