OPINIÓN | Gino Michelini: “Segunda Vuelta: El Waterloo de Keiko Fujimori. ¿El fin de una líder?”

"Keiko ha esculpido en mármol su futuro político por sus propios errores, continuar con su intolerancia a la derrota, y liderar la bandera de la polarización".
2 Julio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/MIchelini-Fujimori.png

En junio de 1815 en Waterloo terminó la era napoleónica, Napoleón pudo haber evitado la derrota sufrida en esa pequeña ciudad de Bélgica, pero cometió dos errores decisivos. El 16 de junio había derrotado a los prusianos en Ligny, pero no ordenó su persecución, por eso no supo dónde se encontraban, ni qué hacían, tuvo que planificar y actuar en incertidumbre. El segundo error fue el 17 de junio, cuando dejó que la tropa inglesa escapara, con lo que perdió la oportunidad de derrotar a sus dos adversarios por separado, la cual había sido la idea básica de su plan de ataque. Napoleón perdió la Batalla y la Guerra: luego fue desterrado a la Isla de Santa Elena donde murió años después.


El triunfo de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) en segunda vuelta en 2016, estuvo basado, más que en una preferencia política o programática, en el anti voto que Keiko Fujimori tenía, basado en los problemas del gobierno de su padre y a una terrible campaña de parte de la prensa en su contra con aires de ensañamiento. Pero la señora Fujimori pudo cambiar la historia, apoyando con sus 75 congresistas al logro de los objetivos al gobierno que se iniciaba y generar un mandato de 10 años, donde recibiría la posta de los segundos cinco años, luego de cumplir objetivos comunes, en una coalición nunca antes vista, de Legislativo-Ejecutivo, siendo partidos opositores. Sin embargo, la soberbia y la venganza fueron la característica del manejo de su mayoría congresal, poniendo trabas a todos los proyectos del Ejecutivo, trazándose como meta la vacancia presidencial y no detenerse hasta lograrlo, luego transó con Vizcarra, quien se convertirá en su adversario y el peor presidente de la Historia del Perú, el que después cerraría el Congreso, llamaría a elecciones congresales y dejaría a Fuerza Popular con 14 congresistas, perdiendo su mayoría, por ello el anti voto y la animadversión se incrementaron. Para cualquier analista político era claro que Keiko no ganaría las elecciones del 2021, más aún “era la única opción que en segunda vuelta perdía con todos”. En esa segunda vuelta, pidió perdón de manera muy tibia y tardía. Al igual que Napoleón, Keiko Fujimori equivocó su estrategia, mientras que Napoleón perdió la guerra por no aniquilar a sus enemigos, pues le bastaba haber ganado la batalla, con Keiko sucedió lo contario, aniquiló a sus enemigos y fue la causa de su derrota. (Con las distancias del caso y refriéndome a sus errores en la batalla final porque en el contexto general es un sofisma comparar a una figura histórica y trascendente como Napoleón con Keiko Fujimori). Así como Napoleón murió en el destierro después de ser considerado por muchos un héroe, Keiko ha esculpido en mármol su futuro político por sus propios errores, continuar con su intolerancia a la derrota, y liderar la bandera de la polarización. Es el fin de una líder.

  Más de Gino Michelini:

OPINIÓN | Gino Michelini: “La incertidumbre crece al ritmo de la polarización”


OPINIÓN | Gino Michelini: “Si no hay solución… La crisis continúa”

OPINIÓN | Gino Michelini: “Cada vez más desunidos y polarizados”