OPINIÓN | Eduardo González Viaña: “Usted estuvo en San Diego”

"La pesadilla Trump termina hoy, 20 de enero, y uno de los primeros planes del presidente Joe Biden es abrir el camino de legalización a once millones de indocumentados".
20 Enero, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/01/China-teme-que-nuevo-brote-sea-peor-que-el-sufrido-en-el-2020.jpg

La pesadilla Trump termina hoy, 20 de enero, y uno de los primeros planes del presidente Joe Biden es abrir el camino de legalización a once millones de indocumentados. La mayoría de ellos son latinoamericanos.


Les doy un ejemplo de ellos. En mi relatgo “usted estuvo en San Diego”, Hortensia Sierra, de 26 años, entra ilegalmente en los Estados Unidos por una cualquiera de las razones que empujan hacia este país a millones de hombres y mujeres nacidos en las maravillosas y desdichadas tierras del Sur.

Pero su felicidad es breve. Una patrulla del Servicio de Inmigración, que busca extranjeros ilegales, entra de súbito en el vehículo y comienza a pedir documentos a los ocupantes.


Hortensia, que no tiene documentos, no puede contener las lágrimas, y el caballero gringo sentado a su lado le pregunta cuál es el motivo, y si acaso está enferma. “No es eso. Lo que pasa es que no tengo papeles. Soy ilegal, y los agentes van a detenerme”.

“¡Y qué piensas, estúpida! ¡Qué estás pensando, animal! ¡Cómo se te ocurre seguir sentada a mi lado!”.

Ante la dureza de sus palabras y sus gritos, los agentes de la “migra” se acercan a preguntar qué está pasando.

“¡Llévensela! Mi mujer ha olvidado sus papeles otra vez, y otra vez vamos a perder tiempo en la oficina de ustedes. ¡Llévensela para que yo vuelva a ser soltero!”.

Los agentes rieron, mascaron chicles y se despidieron.

En la Feria Internacional del Libro de Seattle, noviembre del 2013, leí el relato ante unas quinientas personas. Un señor que había estado levantando la mano mientras yo leía, se acercó al final para que le autografiara un libro y me dijo “Yo soy, señor, su personaje. Yo estuve en San Diego…”

Más increíble es lo que sigue: Una semana después en la Feria del Libro de Miami volvía a leer mi relato “Usted estuvo en San Diego” y allí me encontré con Hortencia. A ella le di la tarjeta del señor de Seattle. Meses después se conocieron, y a menos tiempo de aquello, me mandaron una invitación a su boda.

Cada uno de los ilegales que trabajan aquí paga al año unos 5 mil dólares al Seguro Social, pero ninguno recibe la contraprestación alguna porque todas les están negadas. Aceptarlos será para Estados Unidos comprarse el mejor seguro contra la escasez de amor, y hacer que sean verdad los sueños de América.

También te puede interesar: OPINIÓN | Eduardo González Viaña: “Los latinos que apoyan a Trump”

También te puede interesar: OPINIÓN | Eduardo González Viaña: “¿Sabe usted lo que es un déja vu?”

También te puede interesar: OPINIÓN | Eduardo González Viaña: “¿Felices fiestas o feliz Navidad?”