OPINIÓN | Eduardo González Viaña: Un peruano en la corte

No te pierdas la columna de Eduardo González Viaña.
15 Junio, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/06/paddington-peru-londres-gonzalez-viaña.jpg

SI acepta nuestra modesta oferta, uno de los peruanos más simpáticos del mundo va a venir uno de estos días a Madrid para sumarse a nuestra agregaduría cultural. Se trata de un joven que llegó a Londres como inmigrante ilegal y que, la semana pasada, ha tomado el té nada menos que con la reina Isabel de Inglaterra. Como ya ustedes lo adivinan, se trata del oso Paddington.

En dos minutos de video, la BBC lo muestra, frente a una sonriente reina de 96 años celebrando su Jubileo de Platino. Aunque el oso exhibe los modales de un adolescente no muy bien educado, un alto y ojiverde camarero hace gestos reprobatorios sin lograr impedirlo.

Pero, ¿quién es nuestro personaje? El peruano más conocido de Londres es un joven inmigrante de sombrero rojo que lleva un sánguche de mermelada de naranja en el bolsillo y una moneda de un sol cosida en el interior de su chaleco. Lo llaman el Oso Paddington. En realidad, no solo lo llaman así. Es un oso de verdad que, según los cuentos infantiles, llegó aquí desde “el remoto y oscuro Perú”.

Quizás te interese leer | Alva sobre elección de defensor del Pueblo: “No tengo voz, ni voto, solo convoco, dirijo, organizo”

En ese país –según leen los niños ingleses– su anciana tía estaba a punto de entrar en un asilo y, para salvarlo del desamparo, lo embarcó para Inglaterra vestido con un elegante saco rayado de lanilla. Un pequeño letrero colgando de su cuello decía: “Por favor, cuiden a este oso. Muchas gracias”. Una encantadora familia británica lo adoptó y le puso el apellido Paddington por la estación del tren en que lo encontraron. Su cándido rostro es tan simpático como la palta, el camote, la chirimoya e incluso el kion peruano que tienen gran acogida aquí.

Lo que más me ha asombrado en España, es que, junto a nuestros recursos agrícolas, la poesía también puede ser uno de nuestros primeros productos de exportación. Les diré por qué. En Sevilla, durante abril, organizamos un congreso académico mundial en homenaje a César Vallejo. Ante nuestro llamado, centenares de jóvenes se reunieron a la entrada de la catedral y durante dos horas hicieron un recital de poesía peruana.

Antes de la pandemia, visité Londres. Cuando el oficial de Inmigración sellaba mi pasaporte, se me ocurrió que pensaba: “Voy a decirle a mis niños que he conocido a un caballero del país de Oso Paddington”

Síguenos en redes sociales