OPINIÓN | Eduardo González Viaña: Todo el poder para los niños

Recuérdese que la literatura infantil está dirigida a la construcción de la conciencia de los niños.
4 Septiembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/09/libros.jpg

El cincuenta por ciento de los adultos que vieron la película “La razón de estar contigo, historia de un perro” en Netflix, lo confesará hidalgamente.  Muchos, sin embargo, se llevarán a la tumba el secreto de que al final se les escaparon algunas lágrimas.

Es una historia para niños, o más bien para perros, o tal vez para adultos con alma de niños. Bailey, un simpático mastín, es el actor principal, el narrador y el filósofo que analiza la vida afectiva de los seres humanos y a veces se mete en ella para lograr finales felices.

Voy a tener que confesar que se me humedecieron los ojos con la película que vi el domingo y que desde ese día hasta hoy no he parado de recibir y leer algunos libros de la mejor literatura infantil que se produce en el Perú.

El primero es “Poesía peruana infantil”, una antología preparada por el poeta y crítico Ricardo González Vigil en la que se juntan ochentaiocho autores peruanos que van desde César Vallejo y José Santos Chocano hasta Javier Heraud y Santa Rosa de Lima.

Se trata de un trabajo tan acucioso como pulcro en el que cobran nueva vida poemas que leímos hace tiempo y parecían haberse alejado de nosotros para siempre.

“Mi infancia, que fue dulce, serena, triste y sola/ se deslizó en la paz de una aldea lejana…” Estos versos de Valdelomar podrían ser el pórtico del libro, pero hay muchos otros que también tienen ese mérito.

Hay composiciones afroperuanas, amazónicas, andinas que prenden sus destellos en la armonía de un libro construido con excelencia. Como lo dice González Vigil, es “una fiesta de música y de luz que recoge la voz de todas nuestras regiones, de todas nuestras sangres”.

He encontrado en la feria reciente, o tal vez me han llegado volando, dos muestras de una narrativa infantil tan formativa como jubilosa producida por Pilar González Vigil. Son ellas “Rompecabezas para volar” y “Lala, la sin-piés”.

Hay que tener en cuenta que el consumidor de literatura infantil es más exigente que el adulto. De allí, el mérito de los que reseñamos. Recuérdese que esos textos están dirigidos a la construcción de la conciencia de los niños. En sus relatos, la autora participa en las risas y la felicidad de los recreos. Con sus libros, los niños no terminarán de jugar la ronda.