OPINIÓN | Dennis Falvy: “Una mentira expuesta en media verdad”

"Gremio bancario, para oponerse a un tope del 50% a la tasa de interés, afirma que esto empujaría a los pobres a ir a los informales que “les cobrarían” 800%...".
27 Diciembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/12/falvy-Una-mentira-expuesta-en-media-verdad.jpg

¿Alguien podría decir que una gaseosa es un alimento con nutrientes? Bueno, nadie lo dice porque eso es mentira. En cambio, sí señalan que es la “pausa que refresca”, de “sabor nacional”, “energizante” y una serie de tonterías más que aparecen en la publicidad. Pero las gaseosas, que además de no tener nutrientes y estar llenas azúcar, llevan también otros ingredientes perjudiciales, como agua carbonatada, ácido fosfórico, colorantes y otras cosas que incluso promueven la obesidad.



¿Alguien ha podido mermar la industria de las gaseosas? Es tan famosa que el reto Pepsi y Coca-Cola aún se estudia en las escuelas de negocios.

Lo mismo pasa con la industria de los bancos. El cuadro adjunto del IPE es la media verdad de una mentira, auspiciada por esa consultora cuyo socio principal tiene problemas.


No es delito mentir o, si se quiere, exponer una media verdad. Pero, ¿Uds. creen que, si fuera cierto lo que dice en letra chica el dibujo, esos países no hubieran ya liquidado esa regulación? Sugerir, como hace el IPE; que ya no es negocio poner tope del 50% a la tasa de interés de consumo, que llega al 150% anual en el Perú, y que, por tanto, los pobres se irán a los agiotistas que cobran casi “800%” anual, es francamente repulsivo, grotesco, burlón.

  Por partes y cucharadas

Mi veinteañero asistente Frank Ygnacio había comentado sobre esto en el programa Cápsula para Millennials (https://www.youtube.com/watch?v=OBQKGi1tsT0&t=20s)

Citó un estudio de ASBANC del 2013. Allí, el gremio bancario había encontrado que los pequeños comerciantes podían acceder fácilmente a préstamos informales. Según ASBANC, estos préstamos tenían una duración “de solo un mes” a una tasa de entre 7% y 20% por ese periodo. Pero luego ASBANC convierte esta misma tasa de interés de ese mes a años. ¿Para qué? Para poder compararla con la del oligopolio bancario y mostrar que, por ejemplo, la tasa anual de los bancos es de 150% y la de los informales casi 800%.

¿Se dieron cuenta de la “media verdad”? Para empezar, ASBANC comete un error vergonzoso al comparar los plazos del préstamo del informal y del banco, porque el banco te puede prestar para años e incluso décadas, mientras que el informal solo otorga préstamos “de solo un mes”.

Pero, por si eso no fuera poco, hay otro error aún más grave donde se oculta la media verdad. ASBANC lleva la tasa a la que el informal presta plata por ese mes a términos anuales, vale decir, aplica la siguiente fórmula:


Esta fórmula convierte la tasa del 20% del préstamo a enormes cifras que sobrepasan los tres dígitos. Pero, ¿eso es cierto?, es decir, ¿un comerciante pide prestado S/.1,000 y tiene que devolver S/.8,000? Matemáticamente sí es verdad, pues, si uno aplica la fórmula, ese 20% se transforma en 790% de interés. Pero la realidad supera la teoría, porque normalmente el préstamo informal es “de un solo mes”, es decir, se recibe de vuelta el dinero que prestó al comerciante al mes siguiente con ese 20% de interés. Por tanto, no llegan a existir los 11 meses restantes para que esa cifra del 790% sea cierta.

  Y la repite…

Entonces, si el informal presta plata para que se la devuelvan en poco tiempo, y el comerciante pide prestado porque necesita dinero rápido, ¿de qué habla ASBANC? Efectivamente, de una media verdad.

Esta verdad a medias no solo la viene repitiendo ASBANC, sino también la prensa, las instituciones reguladoras del oligopolio, y hasta profesores universitarios y los dos ministros últimos del MEF Alva y Mendoza. Pero nada dicen sobre los banqueros que le pagan en negativo a sus ahorristas, o sobre la compra/venta de dólares que llega al 3% de spread. ¿Puede ser porque están avalados por una ley desde hace más de 25 años? Bueno pues, es igual que las gaseosas.

  Y entonces las promo señalan

Que pagan impuestos y dan trabajo, que hay un montón de bancos y otros en el sistema financiero y por ende competencia. Aparecen en pautas publicitarias avalados por la prensa mermelera que, señala, no hay nada como la libertad. Sí claro, seguro que se trata de libertad, pues nadie te pone una “pistolaen la cabeza para que pagues 150% de interés en un banco. ¿O sí? .