OPINIÓN | Dennis Falvy: “No sean estúpidos: ¡Es el desempleo!”

"Las cifras se dramatizan en el ámbito urbano y se achican en el agro, pues allí la migración de las ciudades ha abarrotado al campo...".
6 Diciembre, 2020
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/12/falvy-No-sean-estúpidos-Es-el-desempleo.jpg

La célebre frase de James Carville, asesor del demócrata Bill Clinton en la exitosa campaña de 1992, “Es la Economía, estúpido” le impulsó llegar al Despacho Oval de la Casa Blanca, descolocando a su contrincante republicano, George Bush, padre, que seguía volcándose en los éxitos de la política exterior estadounidense, olvidando de las necesidades más perentorias de los ciudadanos.


Aquí en el Perú seguimos con la misma cantaleta de que el PBI crece, emitimos bonos soberanos con sobre demanda y ya estamos listos para la vacuna contra el virus, entre otras trivialidades.

En un reciente artículo el economista Jorge Baca Campodónico se pregunta: ¿Por qué la economía no recupera sus niveles pre pandemia?


Por el inmenso aumento del desempleo. El gobierno paró en seco el aparato productivo y los resultados, incluyendo la lucha contra la pandemia, fueron deplorables.

El Gráfico adjunto muestra el desempleo abierto, es decir los que andan en busca de trabajo, el que marca para Lima casi un 17%, es decir 761 mil desempleados y un 10% de la PEA a nivel nacional, es decir un millón 600 mil, que ni siquiera se ubican en la informalidad.

Las cifras se dramatizan en el ámbito urbano y se achican en el agro, pues allí la migración de las ciudades ha abarrotado al campo y se ha traído aún más abajo la productividad y los ingresos de los trabajadores en un tercio.

Como dato curioso, apunta el analista Baca, el consumo no ha caído en esa proporción, sino 10% y arguye que es debido a los reactivas, subsidios en bonos y liberación de fondos de AFP y CTS., entre otros.

Advierte que ello llega a su fin y redundará en una baja mayor en la demanda agregada.

El Gobierno cándidamente señala que el recupero laboral está ad portas. Ello no es cierto. Y el tema se puede agravar aún más, pues: “Es el desempleo el problema, estúpidos”.